domingo, 22 de marzo de 2015

Canadá, 25 años en la OEA

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Canadá OEA 25 años

Foto: Twitter / @CanadaOAS

Luego de pasar 28 años como miembro observador, Canadá celebró el pasado 8 de enero su 25 aniversario como miembro de pleno derecho de la Organización de los Estados Americanos (OEA), ente por excelencia del Sistema Interamericano. 

Son diversos los organismos que componen el Sistema en nuestro continente, los más reconocidos: el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización Panamericana de la Salud, la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entre otras, y, por supuesto, la misma OEA. 

VER TAMBIÉN: 

De acuerdo al portal del ministerio de Asuntos Exteriores, Comercio y Desarrollo, Canadá ve a la OEA como la institución por excelencia en las Américas y manifiesta su compromiso para trabajar, fundamentalmente, en tres áreas: democracia y derechos humanos, seguridad y prevención de conflictos y reforma institucional y así lo demostró cuando promovió y financió la creación de la Unidad para la Promoción de la Democracia (UPD) a su ingreso en la OEA. Cabe destacar que su primer director fue el ya retirado embajador canadiense, John W. Graham, de amplia experiencia en la región, donde llegó a cumplir funciones diplomáticas en República Dominicana, Cuba, Guyana, Surinam y Venezuela. Desde la UPD, el embajador Graham lideró numerosas misiones de observación electoral de la OEA en los noventa.

Desde su ingreso, Canadá ha abogado porque la organización realice reformas que le permitan ser una institución dinámica, menos burocrática, que le permita alcanzar objetivos reales pero no ha tenido éxito en esa gestión. 

En su discurso durante la 44ta Asamblea General de la organización de junio de 2014, el exministro John Baird manifestó la importancia de la OEA como plataforma para compartir valores y avanzar de manera conjunta en la solución de problemas comunes en el hemisferio, sin embargo, más allá del lenguaje diplomático, una reconocida revista de asuntos internacionales de Ottawa publicó unos documentos con fecha previa al discurso de Baird en los cuales, tanto el parlamento como el ministerio que presidía, coincidían en la marginalización de la OEA en los asuntos fundamentales del hemisferio frente a nuevos organismos creados con la clara exclusión de los Estados Unidos y Canadá. 

Por supuesto que estos organismos, hasta hace un año y gracias a la chequera y factura petrolera venezolana, parecían tener una preponderancia que llevó a la preocupación mencionada. Hoy la realidad se muestra distinta. La chequera no soporta más aventuras internacionales al mismo tiempo que la crisis venezolana se agrava. 

Mientras tanto, y demostrando una habilidad para entender que hay unos temas que pueden incidir más que los de la agenda multilateral, Obama reconoció el apoyo que recibió del gobierno de Canadá en el proceso de aproximación con Cuba. No identificó el rol pero su sola mención es significativa. 

Hoy, la OEA, con un nuevo Secretario General electo y que comienza a ejercer sus funciones a partir de mayo próximo, tiene la oportunidad de iniciar una nueva etapa y Canadá seguirá insistiendo que ese cambio aspirado desde hace 25 años se cumpla. ¿Se logrará esta vez? Quizás no, pero vientos de cambio se asoman en el hemisferio gracias, lamentablemente, a la caída de los precios del petróleo. 

Entonces, con la necesidad de poder contar con el apoyo que la cooperación internacional brinda, Canadá y los Estados Unidos volverán a jugar un rol interesante en el seno de la OEA, donde estos dos países, que aportan el 80% de su presupuesto, tienen el mismo voto que las trece islas-Estados del hermoso Caribe. Lo importante, aplicar la Realpolitik y apoyar de manera decidida la defensa de los derechos humanos y los valores democráticos de aquellos pueblos con tanta necesidad como, por ejemplo, Venezuela.

Twitter: @JosueIRamirez.