jueves, 26 de marzo de 2015

Inmigración y transición profesional: Invertir en sí mismo

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
apreton manos negocios

Foto: Flickr – Flazingo_photos (CC)

Aquellos quienes toman la decisión de mudarse a un nuevo país comparten muchas de las mismas características: independencia, confianza en sí mismo y determinación. Si usted posee estas cualidades, puede que ya se haya planteado la idea de crear su propia empresa en el nuevo país que lo ha acogido.

Sin embargo, como toda transición profesional, la transformación de empleado a empresario lleva tiempo y requiere planificación. ¿Cómo saber si usted está preparado? ¿Cuenta usted con el ánimo necesario para seguir luchando pese a los obstáculos que pudiese encontrar? El tomar decisiones por etapas puede ayudarlo a mantener el rumbo.

  1. Evalúe sus fortalezas

Es probable que quiera crear su propia empresa porque ya ha desarrollado las competencias y adquirido la experiencia –en un trabajo remunerado o de voluntario–  que lo ayudarán a triunfar. Apunte en una hoja de papel una lista de fortalezas, tales como:

  • Áreas y sectores en los que ha trabajado;
  • Competencias que ha desarrollado y ha demostrado;
  • Instrucción formal y proyectos prácticos;
  • Experiencia pertinente a su identidad empresarial o a su producto;
  • Cualidades personales;
  • Motivos que lo animaron a crear su propia empresa.

“El propósito de este ejercicio escrito es establecer su credibilidad”, dice Maia Korotkina, orientadora profesional y de transición laboral de la Escuela de Educación Continua de la Universidad McGill. “No solo se va a referir a esta lista en cada conversación que mantenga con posibles socios, financiadores, clientes y partes interesadas, sino que también ésta le facilitará la tarea de encontrar las palabras adecuadas cuando llegue el momento”.

  1. Investigue cuáles son los requisitos para transformarse en un empresario

“El gobierno brinda mucho apoyo a las pequeñas empresas”, comenta el Dr. Kamal Salmasi, profesor y coordinador del Área de Gestión, Comercio Internacional y Desarrollo Empresarial de la Escuela de Educación Continua de la Universidad McGill. “Este quiere fomentar la iniciativa empresarial”. Por consiguiente, existen una serie de asociaciones locales que apoyan a los empresarios de Montreal.

  1. Identifique sus debilidades

Cualesquiera que sean sus fortalezas, siempre se puede mejorar aún más.

“Es difícil ser objetivo con respecto a sus propias debilidades”, señala Korotkina. “En lugar de evaluarlas usted mismo, sus amigos, posibles partes interesadas y contactos, que ha hecho a través de organizaciones locales, pueden proporcionarle comentarios constructivos”.

Quizá necesite mejorar sus competencias en el área de logística, recursos humanos o finanzas. Hasta aquellos quienes ya cuentan con experiencia en la gestión de empresas “tienen que aprender acerca del mercado canadiense”, apunta el Dr. Salmasi.

  1. Evalúe las ventajas y desventajas, y tome una decisión

“Si piensa que esta evaluación no merece una etapa completa, reconsidérelo”, dice Korotkina. “Esta es la oportunidad para afianzar su motivación para los próximos meses y años. Si se presentan retos y usted duda en continuar, recuerde que dedicó tiempo a reflexionar y considerar sus decisiones”.

  1. Establezca un plan de acción para llenar las lagunas

Seguir cursos formales de Desarrollo Empresarial puede ayudarlo a prepararse para enfrentar desafíos futuros. Adam B. Coape-Arnold ya contaba con experiencia en la industria de la música y de la restauración cuando se inscribió en el programa de Desarrollo Empresarial de la Escuela de Educación Continua de McGill.

“De inmediato empecé a redactar planes de negocios y a prepararme realmente para lo que estaba haciendo en mi vida”, cuenta Coape-Arnold. “Sentía como si el programa estuviese diseñado a mi medida”.

Regresar a los estudios representa una gran inversión, pero está invirtiendo en sí mismo. Si le preocupan las obligaciones económicas, la Escuela de Educación Continua ofrece servicios para brindarle ayuda a quienes demuestren necesidad de apoyo financiero.

  1. ¡Dé el paso decisivo!

Coape-Arnold fundó su empresa, Cult Yogourt, con su socia Eloise Grondin-Bouchard, cuando aún era estudiante, y ganó $9000 para su puesta en marcha al competir en la Dobson Cup de McGill, una competencia anual de emprendedores.

Él aún se mantiene en contacto con sus instructores, quienes son empresarios experimentados por sus propios méritos. “Los instructores acudían a cada clase con una energía y felicidad por ser emprendedores y dueños de su propio futuro, lo cual me motivó. Estas personas están de tu lado y quieren verte triunfar”.

Haga clic aquí para más información sobre los cursos de Desarrollo Empresarial de la Escuela de Educación Continua de la Universidad McGill que se imparten en los programas de pregrado, postgrado, en línea y de verano.

Aquí pueden ver todos los artículos de la Escuela de Estudios Continuos de la Universidad McGill.