martes, 31 de marzo de 2015

¿Ansioso? Dale la bienvenida a la tranquilidad haciendo ejercicio

Publicado en:
Portada Salud .0
Por:
Temas:
ejercicio para eliminar la ansiedad Maira Prado

Foto: Flickr / Martin St-Denis (CC)

Ansiedad: sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La fuente de estos síntomas no siempre se conoce. Así dice MedLine Plus, pero lo que sí conocemos… es que comiendo ¡se calma! El detalle es que bajo situaciones de ansiedad consumes alimentos poco saludables, con alta frecuencia, en grandes cantidades y terminas haciéndote daño. ¿Sabías que haciendo ejercicio no solo calmas la ansiedad, sino que abres la puerta de la salud a largo plazo?

¿Ansioso?

Esta pequeña lista de síntomas, de clinicadeansiedad.com, te puede dar una pista:

  • Síntomas físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, molestias digestivas,  alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, alteraciones del sueño.
  • Síntomas psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones.
  • Síntomas de conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo.
  • Síntomas intelectuales o cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas.
  • Síntomas sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos.

Ponte en acción

Media hora de actividad física la mayor parte de los días de la semana es la dosis mínima de ejercicio idónea, según el Colegio Americano de Medicina del Deporte.

Si estás ansioso, conoce algunos de los efectos de esta dosis:

  • El ejercicio físico regular mejora el estado de ánimo. Diversos estudios han demostrado que facilita el manejo de emociones negativas como la ira y la rabia. Por otro lado, ayuda a mejorar la calidad del sueño. 
  • Las personas que realizan ejercicio físico consiguen evadirse de sus preocupaciones o problemas durante la actividad. Mejora la sensación de fortaleza, de seguridad y de control sobre sí mismo y sobre el medio. En este sentido, el ejercicio físico ayuda a mejorar nuestra sensación de autoeficacia. 
  • La práctica de ejercicio físico puede mejorar la autoestima. Los cambios en el cuerpo pueden mejorar nuestra imagen corporal y hacer que nos sintamos mejor con nuestro físico. Por otro lado, también puede aumentar el sentimiento de mayor dominio en habilidades y capacidad física.
  • Finalmente, la práctica de ejercicio físico puede ser una buena oportunidad de conocer y establecer relaciones con otras personas. Tener relaciones sociales puede ayudar en nuestro proceso de cambio, sirviéndonos de apoyo social, de distracción de nuestros problemas, de refuerzo personal.

Un cambio de vida puede producir en esencia una situación de ansiedad. Aquí es cuando tenemos la oportunidad de hacer gala de nuestro arsenal de autocuidado, o ¿por qué no? adquirir nuevas herramientas. El ejercicio físico te da la oportunidad de poner tu cerebro… en tu cuerpo: la sensación de tensión muscular, de esfuerzo, de movimiento, se unirán a cada logro, reforzando tu autoestima y transmitiéndote que puedes lograr lo que quieras. 

Aléjate de la cocina y sacude tu ansiedad… con ejercicio.

¿Cuáles son tus acciones para controlar la ansiedad?  Comparte tus estrategias en Twitter a través de @MairaPradoL.

Sé la diferencia.