miércoles, 1 de abril de 2015

Cuba podría salir pronto de la lista de terrorismo de Estados Unidos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Bandera Cuba

Foto: Flickr – Las Felicidades del Mundo (CC)

Como parte de los acercamientos entre Estados Unidos y Cuba, el gobierno de Washington está planeando sacar a la isla de su “lista de terrorismo”, en la que ha estado incluida por décadas.

La noticia la dio a conocer Stefan Selig, subsecretario de Comercio Internacional de los Estados Unidos, durante una conferencia que se realizó en la sede de Nasdaq, en Nueva York.

La información fue reportada por el diario Nuevo Herald de Miami, citando al funcionario estadounidense, quien alega que “Cuba debe ser eliminada de esa lista porque el mundo ha cambiado desde que se la incluyó”. Además, señaló que esta decisión estaría en línea con las intenciones del gobierno de Barack Obama.

Las palabras de Selig fueron hechas durante una conferencia organizada por la escuela de negocios Wharton de la Universidad de Pennsylvania. El funcionario confirmó las intenciones de Washington de levantar el bloqueo económico al régimen de la isla y trabajar en un nuevo acuerdo para restablecer las relaciones.

El pasado 17 de diciembre Obama anunció el “fin de una era” con un nuevo plan para volver a unir a los gobiernos de Washington y La Habana. El acuerdo estima una apertura de la economía cubana a todo el mundo, lo que permitiría el regreso de la inversión privada luego de más de medio siglo de un sistema comunista controlado completamente por el Estado.

Estados Unidos ha dejado claro que los nuevos acuerdos dependen de la capacidad de Cuba de abrirse a nuevas oportunidades sociales y económicas.

Hace pocos días el embajador cubano en Canadá, país que albergó varias de las conversaciones entre estadounidenses y cubanos, señaló que el hecho de que la isla estuviera todavía en la lista de “países que promueven el terrorismo” era “ilógico” y era un problema para normalizar las relaciones.

El embajador Julio Garmendia dijo esto durante un discurso en una universidad de Ottawa, donde también explicó que fue ventajoso tener las conversaciones en la capital canadiense, lejos de la atención de los medios.