miércoles, 1 de abril de 2015

La aldea de las mamás

Publicado en:
Mamá en Montreal Portada
Por:
Temas:
Foto: Facebook / Café Village

Foto: Facebook / Village Café

“Criar un niño requiere una aldea”. Así reza un proverbio africano. Y creo que cualquier mamá estará de acuerdo. Siempre hace falta una, dos, cuatro, todas las manos posibles cuando se es mamá.

Sobre todo cuando te vienes a vivir a una ciudad nueva, en la que quieres encontrar tu lugar, pero donde sabes que te tomará algún tiempo tener con quién conversar, tomarte un café, pasar un rato más o menos tranquilo.

Después del parto, muchas mamás pasamos por un período de “encierro” más o menos largo, dependiendo del caso. Hay mamás que salen a la calle con sus bebés muy chiquitos y empiezan a hacer su vida rapidito, de manera admirable. Así como también hay inmigrantes que se adaptan en tiempo récord, encuentran trabajo, actividades, guardería para los niños y todos los etcéteras posibles. Y uno los aplaude.

Pero algunas vamos más lento, y necesitamos un poco de espacio. Y no hablo necesariamente de huir de nuestros niños mientras nos procuramos ese espacio, pero sí de tener un lugar donde sentirnos a gusto y saber que ellos también son bienvenidos.

Yo he encontrado ese lugar sobre todo en las bibliotecas, donde las salas de lectura para niños me permiten dejar jugar a mi hija mientras hablo con alguna amiga también mamá y luego buscamos dónde tomar un café. Pero recientemente encontré un local que me parece estupendo.

Se llama Village Café y es un refugio para las mamás que quieren salir a tomar algo, encontrar una amiga o simplemente respirar un aire distinto al de la casa por un rato.

Para empezar, el nombre me fascina. Como se dice en inglés “you got me at Village”, porque entendí que hacía referencia a ese proverbio que cito al principio de estas líneas y porque es un poco la atmósfera de una aldea la que se siente allí dentro. Todas esas mamás (aunque también lo frecuentan no-mamás, claro, y son bienvenidos todos) allí con sus niñitos jugando juntos, se relajan, se apuntan a clases y actividades, y disfrutan del local que tiene un muy buen equilibrio entre un sitio trendy y uno en el que los niños lo pasan bien. Porque en mi humilde opinión no es necesario que todo sea de colores primarios, o zonas monocromas rosadas o azules con todos los muñecos de Disney asomándose para que un lugar sea “amigable” con los niños. Siempre he creído que ellos son sensibles al buen diseño, como todos lo somos, y que si un lugar es agradable para mamá, también puede serlo para ellos.

Los propietarios, una pareja joven con dos niños pequeños, supieron entender esto y lo que lograron es que si eres una mamá a la que le gusta oír Radiohead no tengas que renunciar a eso para poder estar bien con tu bebé.

Lo que más me gusta de ese sitio es que tiene su ritmo, su dinámica, que se parece a las rutinas que tenemos las mamás con nuestros niños. Las ves llegar casi todas de una vez, con sus coches y portabebés, sueltan a los niñitos en la zona para ellos, en la que hay varios juguetes y libros, y se instalan con una taza, acompañadas o solas, a pensar o a conversar en idioma de mamás con otras “¿qué edad tiene? ¿dónde le cortas el pelo? ¿ya va a la guardería?…” mientras cada tanto tiempo hacen una acotación del tipo “eh, a la boca no” o “eh, hay que compartir”.  Después de esa merienda, comienzan el proceso de recogerlo todo de nuevo y se van corriendo a lo que sea que viene después.

Foto: Instagram / Village Café

Foto: Instagram / Village Café

El local tiene un “estacionamiento” para coches adentro, para que no se arme tanto jaleo con el aparataje que nos caracteriza a las madres, así como una zona más tranquila donde se puede amamantar en paz, cómodo cambiador para la operación pañalera y un baño grande y acondicionado para los que ya van “solos”, pero necesitan asistencia técnica.

Tienen además una programación con diferentes actividades para los nenes de distintas edades y que incluye a las mamás en los distintos estadios (con clases de yoga pre y postnatal, por ejemplo) y también a los papás (con clases de “bro-ga”, que es yoga para hombres).

Y es cierto que esa aldea que todas las mamás necesitamos no se hace en un día en una ciudad nueva. Pero lugares así pueden ser el principio.

Village Café

  • http://www.villagecafe.ca/
  • 207, Rue Beaubien Est /514 419-5455
  • Abierto de Lunes a viernes, de 8h a 18h / Sábado y domingo, de 9h a 17h.