miércoles, 8 de abril de 2015

¿Cuál es el nuevo lugar de Latinoamérica en Canadá? Entre EE UU, Asia y la Unión Europea

Publicado en:
Negocios Quebec-Latinoamérica Portada
Por:
Temas:
Canadá petróleo economía canadiense

Foto: Flickr / kris krüg (cc)

Como pocas veces ha pasado anteriormente, el 2015 se proyecta como un año de muchos acontecimientos interesantes. Interesantes por el potencial de:

1) Cambiar acuerdos monetarios (Eurozona) y;

2) Cambiar la  “dominant logic” imperante en el análisis de las situaciones geopolíticas, económicas, financieras y sociales.

Entre los eventos que comentaremos están la crisis griega, el precio del petróleo (y otros commodities), el (posible) acuerdo con Irán, la incipiente recuperación económica de la UE, el nuevo normal de China, los escándalos de corrupción en varios países de Latinoamérica y los efectos de todo esto en las oportunidades de negocios entre Canadá y la región latinoamericana.

Vale la pena aclarar que los outcome de los eventos mencionados son impredecibles. En este artículo vamos a analizar las posibles consecuencias de ellos para la relación comercial entre Canadá y Latinoamérica. También vale acotar que los otros eventos hacen tiempo que se están gestando. Como diría un financiero, la información ya fue incorporada al precio salvo que, al no tener una clara consecuencia, la información se procesa de distinta manera dependiendo los agentes.

Empecemos por las novedades positivas: el crecimiento de la economía de EE UU y el incipiente cambio de trayectoria de la UE.

En cuanto a la economía de los EE UU, a quienes muchos dieron por muerta antes de tiempo, se está confirmando su crecimiento y las fortalezas de sus variables macroeconómicas. Para las empresas canadienses, y el país en general, son muy buenas noticias. Para Latinoamérica, esto implica que las empresas canadienses tienen menor incentivo a mirar hacia los mercados del sur. Esperemos que las personas de negocios hayan aprendido algo de la crisis del 2008 y sigan por el camino de diversificación geográfica. En Stratekey Canal creemos que sí, pero la tentación de volver a enfocarse al mercado más grande del mundo, en expansión y al lado de nosotros, es grande.

En cuando a la economía de la UE, por una cuestión de espacio, vamos a hablar en general. Está claro que hay países como Alemania y el Reino Unido que están creciendo y empujando a la UE. Otros países como España esta finalmente viendo alguna luz al final del túnel. Francia sigue siendo el gran problema de la UE: Francia, no Grecia. La estrategia del BCE de aplicar QE parece haber dado buenos resultados y los números son sólidos. Para América Latina esto quiere decir que, como en el caso de los EE UU, surge un nuevo competidor para los fondos que buscan posibilidades para invertir en FDI y también para la atención de las empresas canadienses que quieran expandirse internacionalmente. Por suerte, los mercados, tanto de EEUU y de la UE, no son similares a los de Latinoamérica. No solo a nivel de sofisticación sino también en cuanto a la matriz productiva. En conclusión, probablemente la competencia más feroz sea por los fondos de inversión financieros y no tanto los de inversión en la economía real. Antes de terminar con la UE hay que mencionar a Grecia y hacer una clara distinción entre lo que es la UE y la Eurozona. La crisis griega ha dejado de ser una crisis económica para ser una crisis política. La solución no pasa solamente por la economía sino por la política. ¿Repercusiones para Latinoamérica? Marginales.

Un punto a tener en cuenta: tanto EE UU, como el Reino Unido y ahora la Eurozona, han o están aplicando medidas de QE. Nadie sabe cuáles son los mecanismos de propagación y las consecuencias. Lo que sí está claro es que todos esos fondos adicionales no están yendo a la economía real: ¡assest bubble!

De la caída de los precios de los commodities agrícolas y del petróleo hemos hablado en artículos anteriores. Las consecuencias más inmediatas son las devaluaciones de las monedas locales (¡la correlación entre el peso colombiano y el precio del Brent 120 días es de 0.36!), una caída del ingreso de los estados, de las empresas y, por ende, de las familias. Algunos países empezaron a ajustar y otros no. Los países con políticas populistas son los que más están sufriendo (Argentina, Brasil, Venezuela). Al complejo panorama del precio del commodity más importante, el petróleo, se le suma el acuerdo con Irán. Este acuerdo acarrea, si se cumple y ratifica, el levantamiento de las sanciones contra Irán, o sea una mayor oferta de petróleo. ¡Algunos especialistas estiman que el precio del barril podría caer otros USD 15! Esto, obviamente, no pasará en el corto plazo, sino a mediano y largo. Irán presenta una oportunidad de oro ya que debe actualizar casi toda su infraestructura. Si en California el tema de agua es un problema mayor, en Irán también lo es.

VER TAMBIÉN: 

Muy relacionado al punto anterior fue el anuncio del presidente Xi Jinping sobre el nuevo “normal” para el crecimiento de China en el futuro: 7%. Esto va a impactar en la demanda de commodities sí o sí. A esto hay que agregarle el incremento del interés de China en Latinoamérica, que puede desplazar a las empresas canadienses.

En cuanto a los escándalos de corrupción, desde la última vez que tratamos sus posibles consecuencias en esta columna, en lugar de resolverse, se han agravado. Hay varios países que están salpicados por estos. El más problemático es el de Petrobras de Brasil. La presidenta Dilma Rousseff está muy comprometida, así como varios otros miembros del Partido de los Trabajadores. Además de los coletazos políticos, las inversiones en infraestructura se han paralizado. Petrobras pasó de ser una empresa “estrella” a ser una empresa que estuvo a punto de pedir ayuda al gobierno para pagar sus deudas y con juicios internacionales por incumplimientos.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, está en una situación similar. Con un nivel de aprobación mínimo y una economía de performance regular, está muy debilitada. Además, cabe recordar que Chile fue uno de los países más transparentes de la región, por lo que ha sido un duro golpe.

Brasil y Chile podrían usar estos dos acontecimientos para salir fortalecidos institucionalmente. Uno de los problemas es que ambas presidentas están muy vinculadas a la corrupción, directa o indirectamente. El otro es que la clase política en América Latina todavía no comprendió que la sociedad se está cansando del abuso y de la corrupción.

En conclusión, las empresas canadienses tienen más opciones en cuanto a mercados atractivos. Sobre todo porque son mercados “conocidos” para estas compañías. Lo mismo pasa con las empresas de Latinoamérica sobre todo, aquellas empresas que no solo venden commodities. Sin embargo, como mencionamos antes, la matriz productiva tanto de los EE UU como de la UE difiere de la de la región latinoamericana. Hay oportunidades muy interesantes para aquellos que encuentran al socio adecuado y se toman el trabajo de analizar las situaciones.

Stratekey Canal se especializa en asesorar empresas principalmente dentro del rubro agroindustrial sobre la mejor manera de optimizar la “Supply Chain” e integrar las distintas facetas de “Business Intelligence” para mejorar la toma de decisiones.

Cualquier duda o comentario, por favor no duden en comunicarse con nosotros via email Christian@StratekeyCanal.ca /Sebastian@StratekeyCanal.ca.

Twitter: @Christian_keen /@Sebavicto