martes, 14 de abril de 2015

Saint-Lambert prevé demandar a Montreal por ruido que generan los festivales en el Jean-Drapeau

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Osheaga 2013 Montreal - Day 1

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

 

Verano. Tiempo de sol y de festivales. Conciertos al exterior que colman las calles de la ciudad y que atraen a miles de personas cada año. Pero… no para todos es la mejor época del año.

Para los residentes de Saint-Lambert, de hecho, cada año es más difícil permanecer en sus casas los días en los que en el Parc Jean-Drapeau hay conciertos u otras actividades masivas. Es por ello que la alcaldía de esta ciudad está estudiando la posibilidad de demandar a la de Montreal.

Miembros del concejo municipal de Saint-Lambert pidieron a un abogado, Alain Chevrier, realizar “todo recurso judicial apropiado o necesario contra la alcaldía de Montreal”, por este tema.

Los voceros de la municipalidad afectada aseguran que no buscan eliminar el evento, sino hacer respetar los derechos de los ciudadanos de Saint-Lambert.

Los residentes de Saint-Lambert se vienen quejando, desde hace varios años, del ruido que se genera cada vez que hay festivales en Jean-Drapeau y piden que se ponga un límite a los decibeles emitidos. Para la municipalidad, la situación es “intolerable y excesiva”, argumentando que hasta ahora las discusiones (con Montreal) han sido en vano y que “el recurso judicial parece la única vía posible”.

Un reglamento de Ville-Marie, que fue adoptado en mayo de 2014, prevé la no imposición de límites de los decibeles a los organizadores de los festivales, lo que despertó la molestia entre los concejales de Saint-Lambert.

Los funcionarios de ambas municipalidades se reunieron el año pasado. En estos encuentros, los de Saint-Lambert presentaron un proyecto que permitiría, técnicamente, reducir el impacto del ruido que generan los festivales. Hasta este abril, los concejales de Saint-Lambert aseguran no haber recibido respuesta alguna de parte de los funcionarios de Ville-Marie.

No todos los funcionarios de esta ciudad están a favor de la demanda. Jean-Pierre Roy, uno de sus concejales, cree que la mejor vía para solucionar este altercado sería hablar directamente con el alcalde de Montreal, Denis Coderre.

Durante la pasada edición del festival Osheaga, la alcaldía ide Saint-Lambert nstaló un aparato en el techo de una casa de esta ciudad, para medir el sonido durante los conciertos.

Caroline Audet, vocera de evenko (organizador de Osheaga), indicó en ese entonces que se habían realizado ciertos cambios para controlar el sonido durante los días de festival.

Pero el alcalde de Saint-Lambert, Alain Dépatie, dijo que tenía en sus manos todas las pruebas para demostrar que el ruido que se genera en el Jean-Drapeau es excesivo e intolerable, aun cuando no dio a conocer los resultados de la prueba que se hizo.

Coderre, en 2014, ante la diatriba expuesta, puso énfasis en el valor del festival Osheaga, asegurando que se hacían pruebas de sonido de forma regular.