viernes, 17 de abril de 2015

¿Comercios abiertos las 24 horas en el centro de Montreal? La alcaldía presentó una propuesta

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
centro de Montreal Turismo

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Esta semana el alcalde de Montreal, Denis Coderre, presentó una petición al gobierno de Quebec, para que los comercios del centro de la ciudad puedan abrir sus puertas las 24 horas del día.

La solicitud fue presentada por el alcalde Coderre el miércoles, quien argumentó que el centro de la urbe es una zona turística y que por ende los comercios podrían permanecer abiertos durante 24 horas y los días feriados. Esto, por un periodo de cinco años, por ahora.

Actualmente, la zona turística de Montreal incluye el casino de la île Notre-Dame, el Viejo Montreal y el Quartier chinois (el barrio chino), pero Coderre quiere que se su sume el centro a esa lista, además de parte del Quartier Latin, el Village y el Quartier des spectacles.

Para el burgomaestre, esta decisión podría implicar un “impacto importante en la actividad económica de Montreal. Esta medida permitirá dar una mejor oferta comercial a una clientela, tanto de día, como de noche, que está presente en un territorio donde se concentran numerosos atractivos y actividades”.

Coderre puso de ejemplo grandes ciudades globales como Tokio y Nueva York, que “viven 24 horas por día”.

La medida permitiría ofrecer una mayor flexibilidad a los comerciantes. En el caso del Quartier Latin, donde hay una gran actividad nocturna, muchos comercios podrían aprovechar la clientela que se presenta en la zona en la noche.

Las autoridades reconocen que no todos los comerciantes desearían aprovechar la medida, pero en todo caso, de permitirse podría darles más opciones para las horas de apertura y para sacar mayor provecho de las actividades de la ciudad, como el Grand Prix y los festivales de verano.

De aprobarse, la medida no se aplicaría a los bares, cuyos horarios están determinados por la Régie des alcools.

La propuesta es vista con buenos ojos incluso por la oposición oficial de la municipalidad. Projet Montréal considera que sería un paso en buena dirección y que la medida ayudaría a los comerciantes, siempre y cuando se consulten los residentes para no afectarlos.