lunes, 20 de abril de 2015

Caravana por Ayotzinapa en Montreal: “No vamos a dejar esto así. Nos hemos visto obligados a salir”

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Caravana por Ayozitnapa Montreal abril 2015

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

“Mi hijo es muy responsable. Tiene que trabajar y estudiar. Tiene una niña de año y medio. Es muy alegre, muy sociable”. Estas son las palabras con las que, con una voz muy tenue pero firme, Hilda Legideño Vargas describe a su hijo, Jorge Antonio Tizapa, uno de los 43 estudiantes de la escuela rural normal de Ayotzinapa desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre, en el estado de Guerrero, México.

Legideño Vargas se encuentra en Montreal, junto con Jorge Luis Clemente, también estudiante de la mencionada escuela e Isidoro Vicario Aguilar, coordinador del deparamento jurídico del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan. Los tres participan en lo que ha sido denominado como la Caravana por Ayotzinapa,  que cuenta con varias delegaciones y que tiene -entre otros objetivos- pedir ayuda internacional para que los jóvenes sean hallados. Tres caravanas recorren actualmente el norte, el sur y el centro de Estados Unidos. Se prevé que en el corto plazo otros padres y representantes de las víctimas de la escuela rural visiten Uruguay, Argentina y Brasil, mientras que la misma delegación que se encuentra en tierras canadienses estuvo en febrero de este año en el Comité de Naciones Unidas contra Desapariciones Forzadas, en Ginebra, Suiza, donde el gobierno mexicano aceptó que existen retos a superar sobre las desapariciones. 

La Caravana de Canadá ya pasó por Columbia Británica. Después de su visita a Quebec, se dirigirá a Ontario y se tiene previsto que el próximo 28 de abril sea recibida por la subcomisión de derechos humanos internacionales del Parlamento, en Ottawa.

Las delegaciones, comentaron representantes del Comité por los Derechos Humanos en América Latina (CDHAL), están realizando estos viajes gracias a la invitación de organizaciones e instituciones de los países a los que acuden. Todos los gastos están siendo costeados por esas mismas organizaciones, las cuales pretenden establecer una red de apoyo que les permita seguir alzando su voz para que los estudiantes sean encontrados. Piden justicia ante un caso que califican como de desaparición forzada.

Al referirse a los jóvenes, al hablar de los sueños y metas que tenían antes de aquella intervención policial de ese 26 de septiembre,  tanto la delegación como los miembros de las organizaciones que los respaldan, siguen hablando en verbo presente, a pesar de que el pasado 27 de enero la Procuraduría General de México anunció que se tenía la “certeza legal” que los 43 estudiantes habían muerto. “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, ha sido y sigue siendo la consigna desde lo ocurrido en tierras mexicanas.

Legideño Vargas, quien se encuentra desde el sábado en Montreal y participará junto a Jorge Clemente en varias actividades en esta urbe y en Ciudad de Quebec, asegura que la decisión de la procuraduría significó para ellos una ruptura en el contacto con el gobierno mexicano.

“El gobierno mexicano no ha querido resolver nuestro caso” comenta a NM  la madre del joven desaparecido, al explicar qué esperan de su visita en territorio canadiense. “Lo que esperamos es que se investigue a México y que México realmente haga la búsqueda de nuestros hijos. A partir del 27 de enero, el gobierno mexicano dio por cerrado el caso. Ya no nos atiende, al contrario, nos ataca. No vamos a dejar esto así. Nos hemos visto obligados a salir”, agrega.

Además de la búsqueda desesperada de su hijo, ese “salir” (formar parte de esta delegación para viajar por varios países) ha implicado también el alejarse de sus otros dos hijos,  que permanecen en México: “La mayor ya es independiente, ya se casó. He abandonado a mi hijo menor, que tiene 18 años. Él está estudiando y busca la manera de cómo seguir”.

Pero para Legideño Vargas el objetivo es claro: “Yo tengo que enfocarme 100% en la búsqueda de mi hijo, porque tenemos la esperanza de que los vamos a encontrar a todos. Es cuestión de que se presione al gobierno y para que se resuelva este caso”, insiste.

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Que no quede en el olvido

Jorge Luis Clemente, estudiante de la escuela rural normal que se sumó a la causa de los padres de los jóvenes desaparecidos, asegura por su parte que tras lo ocurrido han aumentado más sus deseos de convertirse en educador.

Sobre su visita a Canadá, este estudiante asevera que más allá de las iniciativas que el gobierno pueda impulsar, espera que la población canadiense los apoye en su causa.Esperamos que se pronuncien a favor de nosotros, que no se queden callados; que lo que venimos a pedir no quede en el olvido”, reflexiona.

La experiencia vivida en Vancouver, dice Jorge Clemente, fue satisfactoria en este sentido. “Fueron muy solidarios”. En Quebec el contacto con la sociedad civil ha sido poco, hasta ahora, pues todas las actividades están apenas por desarrollarse.

Sobre su futuro, una vez esta página sea pasada, Jorge Clemente no duda en responder: “quiero ser docente. Con esto que ha pasado mis ganas de trabajar en la docencia han aumentado, de trabajar por mi pueblo”, explica, aseverando al mismo tiempo que México “necesita una reforma educativa; que se creen más escuelas para docentes, para que lleguen a los lugares más lejanos. (México necesita) personas que estén comprometidas con la educación porque es la única forma de salir adelante”.

Siendo Canadá uno de los “tres amigos”, que comparte una larga historia comercial y cultural con México,  el tema de la deportación de mexicanos no dejó de ser nombrado. Los voceros de las organizaciones que acompañan a la Caravana por Ayotzinapa se preguntan cómo el gobierno canadiense incluyó a México en la lista de “países seguros”, que determina ciertas condiciones para quienes piden refugio en suelo canadiense.

En 2014 Canadá y México celebraron el 70 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas. Entre ambas naciones hubo, el año pasado, un intercambio comercial que superó los 34 mil millones de dólares, una cifra ocho veces superior a registrada en 1994, cuando entró en vigencia el TLC entre ambos países. México es el tercer socio comercial de Canadá.

Sobre el tema migratorio, es necesario recordar que en el 2011 Canadá recibió a más de 130 mil mexicanos; de ellos, más de 17 mil fueron trabajadores temporales y 10 mil eran estudiantes. Sin embargo, el flujo de mexicanos a Canadá bajó 50% con la imposición de la visa para visitar el país.

En 2008, un año antes de que se hiciera obligatorio el requisito, más de 257 mil mexicanos viajaron al territorio canadiense.

Twitter: @GAbAguzzi gaguzzi@noticiasmontreal.com

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM