jueves, 30 de abril de 2015

Madres de fe

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Iglesia Buenas Noticias Montreal

Foto: Cortesía Iglesia Buenas Noticias

Ser madre es una gran responsabilidad y no todas cuentan con los mismos recursos, experiencias y apoyo. Puedes ser una madre sin dinero, sin estudio, sin esposo y sin muchas cosas más, pero la fe siempre estará disponible para ti. La fe es un regalo de Dios y lo más útil que una madre puede tener en los momentos difíciles.

Quisiera compartir con ustedes tres historias de madres de fe. Madres que lograron ver grandes milagros en la vida de sus hijos por medio de la fe. Estas historias son mi regalo a todas las madres, en especial a aquellas que están viviendo momentos difíciles con sus hijos. Quiero animarles y enseñarles sobre el poder de la fe de una madre.

La primera es Agar, su historia se encuentra en la Biblia. Agar y su hijo, en cierta ocasión, se encontraban en medio del desierto y se les acabó el agua, parecía que el muchacho iba a morir. Pero Dios le habló a Agar y ella tomó a su hijo y encontró agua. Son tantas las ocasiones en las que las madres proveen las necesidades de sus hijos de forma milagrosa. Madres que en medio de las necesidades más duras ven a Dios supliendo sus  necesidades. Reciben nuevos trabajos, cheques inesperados, se encuentran dinero en un viejo abrigo, después de una simple oración.

La segunda madre, es una mujer, la cual no se menciona su nombre y su historia se encuentra en el Nuevo Testamento. Esta mujer es un gran ejemplo de perseverancia. Ella insistió hasta que su hija fue sanada. Nunca se dio por vencida, a pesar de no ver respuestas a sus oraciones y de que pareciera imposible que pudiera recibir su milagro.

Como esta madre hay muchas que no se rinden, que siguen intentándolo todo por sus hijos. Cuando la gente a tu lado te dice que es imposible y las circunstancias indican que no hay solución, la fe es ese combustible que te va hacer continuar y renovar tus fuerzas. Recuerda al que cree todo le es posible.

La tercera madre es la mía y su historia no está en la Biblia, se las cuento yo.  En la época en que estábamos en los trámites migratorios para venir a Canadá, mi papa ya vivía en Montreal. Fueron tiempos muy duros para ella pues se encontraba sola con dos hijos. En esa época yo me enfermé, con daños irreversibles en mi sistema respiratorio.  Los resultados médicos no eran muy buenos y los mejores eran que siempre iba a vivir con esa gran afectación. Mi mamá oraba en las noches, mientras yo dormía y por su fe y perseverancia, yo recibí un milagro. No solo mejore, sino que los daños en mi sistema respiratorio que eran irreversibles, desaparecieron. Un verdadero milagro, ya son más de 17 años de estar completamente sano.

Quiero animar a toda madre que está pasando por momentos difíciles con sus hijos a que tenga fe. Si no ves respuestas a las oraciones que haces por tus hijos, no te des por vencida, sigue orando con fe.  El milagro que estas esperando en tus hijos, lo puedes recibir muy pronto.

Si deseas que estemos orando contigo, escríbenos a Iglesia Buenas Noticias. Ten fe, tu milagro puede estar muy cerca. Que Dios responda todas tus peticiones con grandes milagros, es mi deseo.

¡Feliz día de las madres a todas esas heroínas anónimas que son las madres!