lunes, 4 de mayo de 2015

Autodisciplina: Clave para el éxito

Publicado en:
En Positivo Portada
Por:
Temas:
Foto:. Flickr / will ockenden (CC)

Foto:. Flickr / will ockenden (CC)

En todos nuestros proyectos existe un elemento que determinará el éxito de los mismos y este elemento se llama autodisciplina.

Podríamos definir la disciplina de una manera sencilla, como la capacidad de seguir instrucciones u órdenes. Cuando somos pequeños obedecemos a nuestros padres, luego a los profesores en el colegio y muchas veces a los jefes en el trabajo. Esto nos genera la necesidad de una estructura impuesta por otra persona o institución.

Cuando en la edad adulta queremos comenzar un proyecto personal o profesional (bajar de peso, dejar de fumar, hacer un curso online, ser autónomo, etc.) normalmente estamos solos, sin nadie que nos de esa estructura y es aquí donde tenemos que tomar el control de las decisiones, las cuales definirán el resultado del mismo.

Por ejemplo si nuestra meta es bajar de peso, no es un secreto que debemos comer sano y debemos hacer ejercicios. Pero, si se sabe lo que se debe hacer, ¿por qué es tan alto el porcentaje de fracaso en esta tarea? La respuesta es simple, no tenemos una persona que nos esté vigilando las 24 horas del día para ver qué comemos, tampoco alguien que nos imponga el salir a hacer ejercicios. Somos nosotros los que tenemos el mando y aquí es donde nuestra autodisciplina determinará si se logra o no la meta.

Sin duda alguna, la autodisciplina es el elemento que más aportará en el éxito de cualquier proyecto.

La mayoría de las personas desean ser independientes laboral y financieramente, pero pocos lo logran por no desarrollar el hábito de la autodisciplina. Cuando estamos en un empleo, hay unas reglas que debemos seguir, todo está estructurado: la hora de entrada y salida, la hora de almuerzo, cuando tomamos vacaciones, las actividades que debemos hacer, etc. Pero, cuando somos independientes no tenemos esa estructura y es allí cuando empiezan los problemas, ya que nos desviamos del objetivo y comenzamos a realizar actividades diferentes a las que debemos hacer, nos distraemos y perdemos el foco (si alguna vez has intentado ser independiente seguramente te sentirás identificado con esto). La solución está en convertirnos en dos personas, convertirnos en el jefe y el empleado. Es muy importante ser bien estrictos con ambos roles, donde el jefe pueda crear la estructura y hacerla cumplir, mientras que el empleado sigue las instrucciones. Hacer esta práctica nos ayudará a crear ese hábito y es garantizado que nuestro proyecto lo agradecerá.

Este es un hábito que no es fácil de lograr, así que la clave es tener presente qué tan importante es para nosotros el éxito de ese proyecto. La autodisciplina requiere sacrificio y aquí debemos preguntarnos si estamos dispuestos a sacrificarnos en el presente para disfrutar de una recompensa mayor en el futuro.

Twitter: @Oscar_Coach.