jueves, 14 de mayo de 2015

Revenu Québec allana las oficinas de Uber Canada, ubicadas en Montreal

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Uber Canada

Foto vía CBC

Una nueva batalla en la guerra contra Uber se presentó este jueves, aunque en esta ocasión tomó un tono fiscal y de impuestos.

Revenu Québec confirmó que ejecutó esta mañana dos mandatos para allanar las oficinas de Uber Canada, ubicadas en el Viejo Puerto de Montreal, para realizar una inspección y recaudar pruebas sobre algunas denuncias de delitos fiscales que estaría realizando la polémica empresa que ofrece servicio de transporte.

En un comunicado la oficina de renta de la provincia explicó que unos 20 investigadores del organismo estuvieron a cargo de la acción, de la que se obtuvieron varios documentos.

Esto ocurre días después de que el diario La Presse revelara que Uber Canada Inc. factura utilizando una sede ubicada en los Países Bajos, una forma de reducir los impuestos que tienen que declarar tanto a la provincia de Quebec, como al Gobierno Federal canadiense.

Una larga guerra

Uber fue creado en 2009, pero hace pocos meses es que empezó a funcionar en Montreal, lo cual ha generado un gran malestar entre la población, pero específicamente entre los conductores de taxis de la ciudad.

Uber permite a los usuarios conectar a través de una aplicación con personas individuales que utilizan sus vehículos propios para ofrecer los viajes. Sin embargo no pagan ningún tipo de impuesto o permisos para funcionar, lo cual ha llevado a los sindicatos de taxistas a quejarse ante las autoridades.

De hecho, los taxistas regulados cuentan con el apoyo de las autoridades. El alcalde de Montreal, Denis Coderre, ha manifestado su rechazo al modelo de negocios de Uber y lo volvió a hacer este jueves cuando se le pidió su opinión sobre la medida de Revenu Québec contra la empresa.

“Lo que decimos no es un tema sobre la utilización de la tecnología, sino es un tema de transporte ilegal”, señaló durante una rueda de prensa. “Su tomas un aventón y hay dinero de por medio, eso se llama taxi. Hay permisos para eso y formas de hacer las cosas, no podemos decir ‘estoy aquí y hago lo que quiero’. A menos que tengan $1,2 millardos para pagar todos los permisos de la ciudad, entonces ahí quizá podríamos hablar”, ironizó.