jueves, 14 de mayo de 2015

Aplicación de Starbucks fue usada para “hackear” tarjetas de créditos y cuentas bancarias

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:
Foto: Facebook / Starbucks

Foto: Facebook / Starbucks

Piratas informáticos utilizaron la aplicación móvil de Starbucks para robarles dinero a los clientes a través de tarjetas de crédito, cuentas bancarias y cuentas en PayPal.

La cadena reconoció el problema esta semana, pero aseveró que los hackers no estaban vinculados a la aplicación, culpando más bien a los usuarios por tener contraseñas que no dieron la protección necesaria.

A través de un comunicado, la empresa informó que como la mayoría de las compañías, Starbucks hace un monitoreo frecuente y trabaja de forma mancomunada con las instituciones bancarias.

Esta aplicación permite a los clientes de la cadena pagar sus consumos a través de ésta. También permite recargar tarjetas de regalo de Starbucks, afiliándola a una cuenta bancaria, a una tarjeta de crédito o a PayPal.

Según se conoce hasta ahora, los hackers lograron ingresar a la aplicación, obtener nuevas tarjetas de regalo y hacerse transferencias a ellos mismos.

Consumidores en varias regiones de Estados Unidos informaron que recibieron múltiples correos electrónicos que les informaban que habían recargado sus gift card de manera exitosa. Los piratas informáticos lograron obtener cientos de dólares de las cuentas de los clientes afectados.

En la actualidad, unas 16 millones de personas utilizan la aplicación de Starbucks para pagar sus consumos.

La app es una herramienta importante para la cadena, pues impulsa la lealtad del cliente.

Starbucks reiteró que ningún tipo de información de los clientes fue robada por los hackers, pero pidió a los usuarios cambiar sus contraseñas y demás detalles para conectarse a otras cuentas de Internet.

En el comunicado, Starbucks reiteró que si un cliente cree que fue víctima de una actividad fraudulenta, debe contactar a la empresa y a su banco, inmediatamente, agregando que los usuarios no son responsables por consumos que no hicieron.

Este método es parte de una nueva tendencia en fraudes electrónicos, a través de distintos sistemas de pago que puedan ser más fáciles intervenir que los sistemas bancarios.