martes, 19 de mayo de 2015

Mad Max: Fury Road

Publicado en:
Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

Mad-Max-Alan-Abuchaibe-resena-critica

Dir. George Miller

La energía, impacto visual y acción contenidos en Mad Max: Fury Road son impresionantes, especialmente si se considera que la receta incluye a  un director de 70 años, una franquicia que tiene más de 30, y a un elenco de estrellas de Hollywood que lucen como las peores versiones de ellos mismos.

En estos tiempos de franquicias y reebots no resulta extraño que Hollywood trate de reanimar fórmulas que funcionaron muy bien hace dos, cinco, diez, veinte o incluso treinta años atrás. Desde Spiderman que recibe un relanzamiento cada cinco años, hasta los estrenos de Vacation y Ghostbusters en 2015 y 2016, respectivamente, las pantallas están infestadas de títulos que resultan familiares pero que están rehechos, en su mayoría, sin el más mínimo interés o frescura. Mad Max: Fury Road resulta una excepción.

La cinta original que lanzara la franquicia, Mad Max (1979), hizo de su director, George Miller, y su protagonista, Mel Gibson, estrellas internacionales y se hizo famosa por varios motivos: en primer lugar puso en el mapa al cine australiano en lo que se ha denominado la Nueva Ola Australiana, vanguardia que se mantendría saludable durante toda la década de los ochenta culminando en 1989 con Dead Calm y el consiguiente lanzamiento mundial de Nicole Kidman; también definió el look and feel del cine de acción y ciencia ficción de la década a seguir en lo que se ha denominado una estética punk, algunos ejemplos de este tipo de cintas son Blade Runner (1982) y Conan the Barbarian (1982). Finalmente, Mad Max creó la base para dos secuelas. Mad Max 2 (1981) y Mad Max Beyond Thundestorm (1985), ambos filmes fueron tan exitosos como el original y ambas cintas fueron también dirigidas por Miller. El director australiano fue acogido en Hollywood y entre sus cintas más exitosas se encuentran The Witches of Eastwick (1987), Lorenzo’s Oil (1992) y, siendo un ávido fan del cine animado, Miller también dirigió y ganó un Oscar por Happy Feet (2006).

Después de Happy Feet, Miller dirigió Happy Feet Two (2011). Nadie esperaba que después de este filme de corte familiar y luego de una carrera exitosa y ya en una edad avanzada Miller retomara al personaje creado por él y que lo hiciera famoso para relanzar la franquicia de Mad Max.

Mad Max: Fury Road es más que una visita a Max y su mundo, es un ejercicio visual y de dirección valiente, épico y único, es una revisión del personaje y del lenguaje cinematográfico de acción que definieron al filme original y sus secuelas. La trama del filme es bastante sencilla, el contexto es dado de forma indirecta por una mezcla de voces al principio del filme que anuncian el fin del mundo luego de una guerra nuclear, y el pasado de Max es también apenas descrito y es más bien sugerido en rápidos flash backs -que parecen más alucinaciones- que claramente remiten a un desorden de estrés postraumático. El filme no quiere perder mucho tiempo en establecer la trama y los personajes, no importa de dónde vienen o dónde están, lo que importa es lo que está pasando en el momento. Y es bastante lo que está ocurriendo. La película comienza con una secuencia en la que se establece el acelerado ritmo de la cinta. Max, interpretado por el actor inglés Tom Hardy, es interceptado por una banda que lo secuestra y enjaula para usar su sangre, que al ser O RH Negativo es compatible universalmente. El despampanante desierto de Namibia es la locación que representa la posapocalíptica Tierra, en donde una colonia de humanos de la que nuevamente no sabemos mucho, parece estar regida por un líder del que no vemos ni siquiera su rostro, cubierto por una máscara, que al parecer lo ayuda a respirar, y quien manipula la distribución de agua para mantener su poder. Es en esta especie de civilización donde se encuentra Max. Su llegada coincide con la salida en una indefinida misión de un convoy liderado por Furiosa, una de las guerreras del grupo caracterizada por la siempre impresionante Charlize Theron. Furiosa decide desviar al grupo y luego de tomar el desierto como ruta, los vigilantes de la ciudadela se dan cuenta de que Furiosa está escapando, llevando con ella de contrabando a un puñado de hermosas jóvenes, en su mayoría top models en la vida real, que constituyen el harem del líder de la ciudad.

Un espléndido miniejército constituido por maníacos que andan en impactantes vehículos que son la combinación de muchos tipos de automóviles y que se movilizan como una versión del Cirque du Soleil en LSD de un auto al otro, es desplegado para alcanzar a los rebeldes. El líder de la ciudadela encabeza la persecución en la que Max se ve involucrado al ser traído como parte del equipo de supervivencia de uno de los soldados, Nux, interpretado por el inglés Nicholas Hoult, quién necesita de la sangre de Max para poder curarse. En una de las muchas secuencias de acción, Max, Furiosa, Nux y las chicas terminan en el mismo bando y de allí en adelante se trata de encontrar la tierra “verde” de la que se nos explica proviene Furiosa. En el camino, siempre perseguidos por el ejército de acróbatas asesinos, y sus demenciales vehículos, los rebeldes se encuentran con varios otros grupos de supervivientes y pierden a varios de sus miembros.

Mad-Max

El recurso que resulta más impresionante desde el punto de vista cinematográfico es el uso por parte de Miller de acción real. En una era en la que los efectos especiales por computadora son la norma, resulta impresionante, refrescante y un poco abrumador, ver secuencias de acción reales. La mayoría de las secuencias del filme fueron coreografiadas, filmadas y ejecutadas sin la ayuda de computadores. Los automóviles fueron construidos especialmente para el filme, que probablemente utilizó todos los dobles de acción disponibles en Hollywood, y Theron, Hardy y Hoult no se quedan cortos en cuanto a su participación en las intrincadas coreografías.

El uso de secuencias de acción reales parece ser la tendencia de este año. Furious Seven (2015), filme que acaba de romper todos los records de taquilla internacionales para un filme lanzado fuera de la temporada de Blockbusters, ha sido aclamado por la misma razón. En el caso de Mad Max: Fury Road, a este aspecto se suma una visión estética impactante, llena de color y detalles, y una serie de tomas aéreas que nos dan una intensa percepción de la escala de la producción.

Otra tendencia de Hollywood que está presente en Mad Max: Fury Road es la fuerte campaña antisexismo que se está llevando a cabo en la Meca del cine desde el año pasado. Esta empresa ha visto a líderes femeninas de la industria del cine norteamericano levantar la voz en contra de las desigualdades que están presentes en Hollywood entre mujeres y hombres. Los Óscar en febrero sirven de ejemplo sobre esta tendencia, desde Reese Witherspoon con su micro campaña en Twitter usando el hashtag #AskHerMore, refiriéndose a la constante y al parecer única pregunta que la prensa hace a las mujeres en las alfombras rojas ¿qué estás vistiendo?, hasta el discurso de Patricia Arquette cuando al recibir su Óscar llamó la atención sobre la necesidad de la igualdad en sueldos para mujeres en Hollywood. Charlize Theron no ha perdido oportunidad para hacer saber en la mayoría de las entrevistas de promoción de Mad Max: Fury Road, que ella está también en campaña por igualdad de sexos. Ha declarado en varias oportunidades que una de las razones por la cual ella buscó el rol de manera activa en este filme es porque es de los pocos roles de acción ofrecidos a mujeres en este calibre de películas. También ha señalado que las mujeres pueden hacer esto y más y que Hollywood debería abrir más puertas al género femenino.

En este sentido, y en muchos otros, Miller ha logrado un filme que ha hecho algo que no ocurre en el mundo del cine norteamericano muy a menudo, una película que se siente fresca a pesar de ser una secuela, y que además es retadora en cuanto a recursos. El director entrega un explosivo filme compacto y satisfactorio y lleno de hermosas mujeres con roles usualmente reservados para hombres. Buen trabajo.

Alan Abuchaibe
alanabu@gmail.com

Venezolano, profesional de las comunicaciones con una pasión natural por el cine. Antes de emigrar a Canadá Alan mantuvo una extensa carrera como crítico de cine en impresos y radio, actualmente tr...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Semana de frío invernal en Montreal

El fin de semana terminó con un frío no tan intenso, pero las bajas temperaturas, típicas del invierno y no del fin del otoño, regresan ...

thumbnail
hover

Canada Post lidia con retrasos durante...

Canada Post anunció que está lidiando con dos o tres veces más de paquetes y encomiendas durante esta temporada de fiestas.

thumbnail
hover

Tasa de desempleo en Canadá es...

El desempleo en Canadá se ubicó en noviembre en 5,6%, su tasa más baja desde que Statistics Canada comenzó a recabar esta información, ...