sábado, 23 de mayo de 2015

La verificación diligente al comprar una propiedad en Quebec

Publicado en:
Actualidad Notarial Portada
Por:
Temas:
compra de vivienda en Montreal agente inmobiliario Martha Velázquez español

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Dentro de las obligaciones que incumben al comprador de una propiedad, está sin duda la de hacer una verificación diligente, ya sea en forma personal, o a través de los profesionales que lo asisten. Pero que es y cómo se lleva a cabo.

La verificación diligente

La compra de una propiedad está rodeada de expectativas, proyectos para el futuro, ilusiones y como veremos ¡mucha actividad!

El comprador espera recibir lo que soñó, que el bien adquirido se encuentre en las condiciones que el vendedor prometió, que los títulos de propiedad sean perfectos, y que si alguno de esas expectativas se ve frustrada ¡que el vendedor haga honor a su obligación de garantía!

Sin embargo, para ser acreedor a que todas sus expectativas se vean recompensadas, el comprador debió también hacer sus deberes al momento de concluir el contrato preliminar.

En otras palabras, no se trata de esperar que todo salga bien, sino de hacer lo necesario para que eso suceda. Ello implica por parte del comprador una conducta activa y diligente. Está conducta proactiva se traduce en lo que se llama la verificación diligente y consiste en realizar por si o recurriendo a los profesionales que correspondan, distintas verificaciones previas, algunas de ellas de carácter de físico, y otras de naturaleza intelectual.

Por el contrario, su inactividad podrá traer aparejadas consecuencias que van desde:

  • Verse obligado a coexistir con situaciones no deseadas,
  • Recibir un bien en condiciones distintas a las esperadas,
  • Deber invertir tiempo, dinero y esfuerzo en corregir deficiencias.
  • Perder la posibilidad de reclamar que el vendedor corrija determinados vicios.

Para realizar esa verificación diligente, el comprador deberá observar, preguntar, indagar por sí mismo y en otros casos, ser asistido por diversos profesionales: agente inmobiliario, inspector, técnicos especializados, agrimensor y notario.

Sin pretender ser exhaustivos, podríamos resumir estas verificaciones señalando las más importantes:

  • Análisis del Formulario llamado Declaración del Vendedor
  • Inspección del inmueble
  • Determinación de la inexistencia de determinados materiales usados en la construcción del inmueble
  • Análisis del certificado de Localización del inmueble
  • En el caso de un condominio, el análisis de las minutas de los últimos años, así como el análisis de la situación financiera del inmueble
  • Estudio de Títulos

En nuestras próximas entregas abundaremos sobre estas verificaciones y sobre los profesionales que podrán asistirnos en cada caso.

La presente columna es hecha a título general e informativo, sin otra pretensión que la de ilustrar al lector sobre los aspectos notariales vinculados al diario vivir de una persona en la provincia de Quebec. Queda el lector invitado a buscar las respuestas concretas a sus necesidades notariales con el consejo de su profesional de confianza.

Por cualquier duda pueden llamar al teléfono  514-513-9788, o escribir a rber@montreal-notaire.com o a través de la GuíaNM.