domingo, 24 de mayo de 2015

Canadá podría salir beneficiado del proceso de cambio en Cuba

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Cuba

Foto: Flickr – BasBoerman (CC)

El proceso de transición que está viviendo Cuba parece ser acelerado. Los conceptos están cambiando, las puertas se están abriendo y las oportunidades comienzan a multiplicarse a medida que la isla sigue transformándose luego del nuevo acuerdo al que está llegando con Estados Unidos.

Y en medio de esa transición se encuentra Canadá, lista para aprovechar las oportunidades que ha venido cosechando a lo largo de los años.

Canadá siempre ha mantenido intactas sus relaciones con Cuba, a diferencia de otros países, especialmente Estados Unidos. Los canadienses suelen visitar la isla como destino turístico, mientras que decenas de empresarios se han ido haciendo un lugar en la compleja economía de la nación de los Castro.

Pero ahora, con la apertura y el cambio, Canadá podría aprovechar su experiencia vivida hasta ahora.

“A diferencia de Estados Unidos, Canadá siempre ha tenido relaciones de negocios con Cuba”, señala el ministro de Comercio Internacional de Canadá, Ed Fast, durante una entrevista exclusiva con NM. “Por años hemos apoyado a empresas canadienses que hacen negocios con Cuba. De hecho, nuestras oficinas de exportaciones (EDC y la Canadian Commercial Corporation) han tenido una presencia activa allá”.

Para 2009 las relaciones comerciales entre Canadá y Cuba sumaban más de $818 millones, con poco más de $317 millones de exportaciones canadienses hacia la isla (lideradas por maquinaria y equipamiento), y $500,4 millones en importaciones desde el país latinoamericano.

Un dato interesante es que la mayoría de las importaciones que Canadá hace desde Cuba no están especificadas en los documentos del Gobierno Federal, donde sólo son calificadas como “importaciones de bajo valor” y “transacciones confidenciales”.

La mayoría de las exportaciones canadienses (45%) salen desde Ontario, y poco más de 16% lo hace desde Quebec.

Cambios ideológicos

Para el gobierno conservador, sin embargo, quedan muchos puntos por discutir para fortalecer las relaciones Canadá-Cuba. Tal como lo manifestó el propio ministro Fast en una entrevista previa con NM, la principal traba en las relaciones comerciales canadienses con Latinoamérica está en las diferencias ideológicas.

En el caso de Cuba esto pasa por su visión sobre los derechos humanos.

“Cuando vemos las relaciones más productivas y prósperas de Canadá en Latinoamérica, estas son con los países que tienen fuertes principios democráticos y de institucionalidad”, señala el ministro Fast. “Países que tienen una gran protección de los derechos humanos y una proyección de largo plazo a la inversión extranjera, esos son los que mejores relaciones van a tener con Canadá”.

A pesar de este punto a tratar en la agenda, el ministro cree que el país puede beneficiarse de su relación de larga data, así como de la experiencia que los empresarios canadienses tienen en tierras cubanas.

“A medida que vemos que Cuba va abriendo su economía, que lentamente va tomando medidas contundentes y principios de inversión a largo plazo, podemos pensar que las empresas canadienses serán aún más activas en esa economía”, destacó el ministro, quien es diputado por la circunscripción de Abbotsford, en Columbia Británica.

De igual forma, el ministro explicó que Canadá seguirá poniendo énfasis en fortalecer las relaciones comerciales con otros países de la región, como Chile, Perú, Colombia, así como México, Costa Rica y Panamá. “Son países con los que tenemos acuerdos de libre comercios, y ese sería mi deseo para Cuba, que veamos un cambio contundente en su enfoque de inversiones a largo plazo”.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com