lunes, 25 de mayo de 2015

El cine latinoamericano también triunfó en el Festival de Cannes

Publicado en:
Entretenimiento Portada
Por:
Temas:
Festival Cannes

Foto: FDC / L. Fauquembergue

Cannes.- En el Festival de Cannes los premios empezaron a caer desde días antes de que el jurado de esta edición 68 anunciara al ganador de la codiciada Palma de Oro y, este año, las películas latinoamericanas dominaron ampliamente estos primeros palmares.

Fue especialmente evidente en las secciones paralelas, la Semana de la Crítica y la Quincena de Directores, dos competencias centradas en descubrir a nuevos talentos. La primera, y la más antigua de estas secciones paralelas, entregaron tres de sus cinco premios a producciones de América Latina.

Su Gran Premio Nespresso fue para ‘Paulina’ del argentino Santiago Mitre, que en español tenía como título original ‘La Patota’. La cinta es estelarizada por Dolores Fonzi, Oscar Martínez, Esteban Lamothe y Cristian Salguero. Fonzi interpreta a una abogada que renuncia a su carrera y se convierte en maestra en una región desfavorecida por lo que enfrenta los desacuerdos de su padre y de su novio, además de lidiar con la violencia de sus propios alumnos. La película argentina también se llevó el premio Fipresci que otorga la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica.

‘La Tierra y La Sombra’, película colombiana de César Augusto Acevedo coproducida con Chile, Brasil, Francia y Holanda, se llevó dos premios en La Semana de la Crítica, el Premio France 4 a la mejor revelación y el premio de la SACD (Asociación de autores y compositores dramáticos). La cinta aborda el tema de la lucha agraria, inspirada por las vivencias del propio director y denuncia los estragos que causan las grandes plantaciones de caña de azúcar al medio ambiente. Es la primera película de Acevedo por lo que también compite por el premio de la Cámara de Oro, que se otorga a la mejor Opera prima del Festival de Cannes.

En la Quincena de Directores, otra sección paralela de prestigio, el Art Cinema Award, una de las cuatro recompensas que otorga, fue para ‘El Abrazo de la Serpiente’ del colombiano Ciro Guerra, que describe el mundo de los indígenas del Amazonas. Para filmar esta cinta, el director se adentró en la selva logrando una obra visual de gran impacto.

Pero el cine latinoamericano también destacó en los premios complementarios, en particular en el Œil d’Or (El Ojo de Oro), que se entrega por primera vez y premia a los documentales presentes en alguna sección del festival, y que distinguió al cine de América Latina. Esta nueva recompensa premió a la cinta chilena ‘Allende Mi Abuelo Allende’ realizado por su nieta Marcia Tambutti, que se estrenaba como directora.

Finalmente, entre los premios de la Cinéfondation, el taller de cine y residencia de autores del Festival de Cannes que cada año organiza una competencia de cortometrajes en el marco del Festival de Cannes, la cinta chilena, ‘Locas Perdidas’, de Ignacio Juricic Merillán.

Texto de Mónica Delgado