jueves, 28 de mayo de 2015

Ontario aprueba ley que obliga a las cadenas de restaurantes a mostrar las calorías de los alimentos

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Poutine

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Esta semana el parlamento de Ontario aprobó una nueva ley que busca informar de manera oportuna a los ciudadanos sobre lo que están comiendo y cómo puede afectar a su salud.

Con la aprobación de la Making Healthier Choices Act, que se registró este martes en Queen’s Park, las cadenas de comida rápida y restaurantes estarán obligados a presentar y mostrar de manera clara la carga calórica de cada uno de sus platos, tanto en los menús como en todo tipo de mostrador.

Hasta ahora los restaurantes estaban obligados a tener disponibles un material con toda la información nutricional de sus platos, pero que debía ser mostrado sólo si eran requeridos por el cliente.

Este nuevo cambio en la legislación hará que esta información sea puesta de manera obligatoria ante los ojos de los comensales.

Todos los restaurantes y locales de comida rápida de Ontario estarán afectados en la medida que tengan al menos 20 sedes funcionando dentro de la provincia. Si es así, tendrán hasta el 1ro de enero de 2017 para adaptarse a los cambios.

Esto se traduce en que esta medida se aplicará, por ejemplo, en los Tim Hortons, McDonalds, pero también en locales como Boston Pizza o The Keg.

La ley que fue aprobada en el parlamento provincial está todavía en espera del consentimiento real, el cual debería firmarse en los próximos meses para finalmente convertirse en ley.

Las empresas que no cumplan con los nuevos requisitos estarán enfrentando una multa de unos $500 diarios hasta llegar a un límite de $10.000.

Esta medida ya es conocida al sur de la frontera. Desde hace unos años varias regiones de los Estados Unidos han aprobado leyes similares y más recientemente han empezado una segunda fase de su aplicación, en la que se incluye también lugares como los cines.

El gobierno de Ontario dice haber centrado su proyecto de ley en las conclusiones de un comité de trabajo que evaluó el impacto que tiene la comida alta en calorías y la percepción que la población tiene para elegir qué comer. Según los estudios de 2014, tres cuartos de los canadienses quieren ver la información calórica de los alimentos.

Ontario es la única provincia por el momento que tiene una ley de este tipo. Provincias como Quebec y Nueva Escocia han manifestado su interés en proponer legislaciones similares.