viernes, 29 de mayo de 2015

La importancia de la declaración del vendedor en Quebec

Publicado en:
Actualidad Notarial Portada
Por:
Temas:

declaracion-del-vendedor

En una compraventa, uno de  los importantes documentos a firmar es el llamado formulario de Declaración del Vendedor. Pero ¿en qué consiste el mismo  y cuáles son las consecuencias de las declaraciones allí hechas o de su omisión? 

La declaración del vendedor

En nuestra entrega anterior hablábamos de la verificación diligente que debe hacer el comprador de una propiedad. Esta verificación diligente implica por parte del comprador una conducta proactiva  que consiste en realizar por sí mismo o recurriendo a los profesionales que correspondan,  distintas verificaciones previas, algunas de ellas de carácter de físico, y otras de naturaleza intelectual.

Dentro de las tareas que incluye una verificación diligente, el comprador deberá exigir del vendedor la presentación del formulario llamado Declaración del Vendedor. Este formulario, obligatorio en las ventas en que interviene un agente inmobiliario, y altamente recomendado, recoge toda la información que sobre la propiedad el vendedor está obligado a develar.

Dentro de esta información encontramos, entre otros datos:

  • El año de construcción
  • Si el vendedor recibió avisos de no conformidad de alguna autoridad municipal o provincial
  • Si el inmueble respeta los reglamentos en vigor sobre medioambiente y otros
  • Si el inmueble está cubierto por una garantía de maison neuve
  • Si el inmueble sufrió filtraciones, problemas de contaminación de suelos, fisuras, inundaciones
  • Estado de los techos
  • Calidad del aire interior
  • Problemas relacionados con la plomería
  • Si está conectado a la red cloacal
  • Qué tipo de energía usa (gas, electricidad, etc.)
  • Qué tipo de calefacción, ventilación y climatización utiliza.
  • Presencia de insectos y otros animales
  • Reporte de inspecciones anteriores
  • Toda otra información relevante para el comprador.

La importancia de este formulario radica en que, sobre la base de la información recibida, ampliar la información, encargar estudios o tests más profundos y en definitiva tomar las decisiones que estime convenientes.

Por otra parte, si el vendedor informó de algún problema y el comprador no hizo las verificaciones del caso, luego no podrá alegar que el vicio estaba oculto.

Por el contrario, si el vendedor no informó de algún problema existente, sea que haya obrado de buena o mala fe, el comprador podrá eventualmente exigirle una compensación, si el vicio además estaba oculto.

En nuestras próximas entregas continuaremos refiriéndonos a los diferentes aspectos de la verificación diligente.

La presente columna es hecha a título general e informativo, sin otra pretensión que la   de ilustrar al lector sobre los aspectos notariales vinculados  al  diario vivir de una persona en la provincia de Quebec. Queda el lector invitado a buscar las respuestas concretas a sus necesidades notariales con el consejo de su profesional de confianza.