sábado, 30 de mayo de 2015

El Gobierno Federal ya cuenta con nuevos poderes para revocar la ciudadanía canadiense

Publicado en:
Inmigración Portada
Por:
Temas:
Pasaporte Canadiense

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

El Gobierno de Canadá alcanzó una nueva meta en su plan para “reforzar” la ciudadanía canadiense, obteniendo nuevos poderes para revocarla en ciertos casos.

Este 29 de mayo entró en vigencia varias de las medidas que Ottawa esperaba introducir en su reforma a la ley de ciudadanía, la cual fue aprobada por el Parlamento y el Gobernador General en junio de 2014.

Con estas nuevas medidas el Ministerio de Inmigración y Ciudadanía tendrá el poder de revocar la ciudadanía a aquellas personas que tengan otra nacionalidad y que hayan cometido crímenes de guerra, espionaje o traición hacia Canadá.

Esta medida se tomó en medio del conflicto con el Estado Islámico y los numerosos casos de ciudadanos canadienses que se han unido a este grupo terrorista, el cual ha señalado a Canadá como uno de sus enemigos.

“Nuevos gobierno sabe que no hay un mayor propósito para cualquier gobierno que asegurar la seguridad de sus ciudadanos y nunca hemos dudado en llamar al terrorismo yihadista por lo que realmente es”, señaló el ministro de Inmigración, Chris Alexander, en un comunicado. “Es por eso que estamos tomando los pasos necesarios para enfrentar la creciente amenaza del yihadismo terrorista, revocando la ciudadanía a los ciudadanos que tengan doble ciudadanía que hayan cometido crímenes contra Canadá o contra los valientes hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas canadiense”.

¿Cómo funciona?

Estos nuevos poderes permitirán al ministro o un “delegado” tomar la decisión de revocar la ciudadanía a una persona que sea condenada por terrorismo, traición o espionaje, “dependiendo de la sentencia que reciban”, según señala un documento del Gobierno Federal.

En cuanto a los casos de personas que combatan a Canadá en nombre de otro país o que se unan a grupos armados como el Estado Islámico, será la labor de una corte federal el revocar la ciudadanía canadiense.

Este tipo de tribunales también se harán cargo de los casos más “complejos” sobre crímenes de guerra y luchas armadas. Sin embargo, el nuevo formato da poderes al ministro para revocar la ciudadanía en casos de “fraude”, tanto de identidad como de residencia, con la finalidad de obtener la ciudadanía canadiense.

Tal como lo habían anunciado hace unos días el ministro Alexander, junto con el ministro de Seguridad Pública, Steven Blaney, esta reciente reforma también incluye nuevas provisiones que aplicarán a las personas a quienes se les revoque la ciudadanía canadiense.

Las personas que pierdan la ciudadanía por alguno de los motivos de fraude hasta ahora vigentes, tendrá que esperar 10 años antes de poder iniciar un nuevo proceso de ciudadanía. En el pasado este periodo era de cinco años.

En el caso de las “nuevas razones” que el gobierno aplicará para revocar un pasaporte, éstas resultarán en un veto de por vida, por lo que estas personas no podrán nunca más solicitar la ciudadanía canadiense.

De igual forma, las personas que sean acusadas de cometer algún tipo de fraude antes de que se complete su proceso de ciudadanía, no podrán retirar su solicitud para evitar el veto de 10 años o de por vida.

Las personas que cometan fraudes durante su solicitud, desde fraude de identidad, esconder información o mentir sobre su tiempo de residencia en Canadá, no podrán recibir la ciudadanía por un periodo de al menos cinco años.

Estas nuevas medidas han sido criticadas por algunos grupos de abogados, calificándolas de inconstitucionales, pues pueden afectar a personas con casos complejos o que sean acusadas injustamente. Otros grupos señalan que no ataca en muchos casos un problema de fondo, que es los casos de ciudadanos canadienses que se unen a grupos terroristas y que nacieron y crecieron dentro del país y no tienen ninguna otra ciudadanía.

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com

Ver más sobre este tema: