martes, 2 de junio de 2015

Estudio descarta la expansión de la línea azul del metro de Montreal con un tren al exterior

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Metro de Montreal

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Hay un punto en el que las autoridades parecen convencidas: la línea azul del metro de Montreal debe ser ampliada cuanto antes, el problema, al parecer, es la forma en la que esto se debería hacer.

Un estudio realizado por la Agencia Metropolitana de Transporte (AMT) señala que las nuevas estaciones de la línea azul, que llegarán hasta Anjou, deberían utilizar el mismo formato actual, un metro subterráneo.

Este nuevo reporte deja de lado varias de las proposiciones que ocuparon espacio en la opinión pública en los últimos años, como el tranvía, una línea de autobús rápido e incluso la posibilidad de llevar el el mismo metro en una vía exterior.

“El análisis comparativo realizado en esta etapa permite excluir los conceptos de tranvía y de servicio rápido en autobús (SRB). De igual forma demuestra que el tranvia es mucho menos efectivo que el metro a lo largo de la línea azul (entre Saint-Michel y Anjou)”, señala el documento presentado por la AMT.

Si se construyera un tranvía que recorra esta zona por encima de la calle, la reducción del tiempo de viaje sería entre 50 y 70% menos que si simplemente se extendiera el metro subterráneo. De igual forma, este formato se traduciría en una reducción de entre 45 y 60% en el flujo de usuarios.

El estudio también señala que por las características urbanas de este sector, un tranvía o tren ligero exterior no podrían beneficiarse de altas velocidades de desplazamiento. De igual forma, el análisis descarta la efectividad de una vía de uso exclusivo de autobuses, debido a la dificultad de construirla de forma efectiva y a su limitada capacidad de atender la alta demanda.

Según el análisis de la AMT, un tranvía en este sector sería notablemente más lento que un metro subterráneo. Según las estimaciones, el metro de la línea azul necesitaría ocho minutos para completar el tramo entre Saint-Michel y Anjou, mientras que el tranvía haría este recorrido en 23 minutos.

El gobierno de Quebec había sido el primer interesado en analizar el potencial de un sistema de transporte público “exterior” en esta zona, por lo que solicitó a la AMT realizar este estudio, sin embargo, luego de los resultados, el ministro de Transporte, Robert Poeti, dijo aceptar y apoyar los resultados, señalando que un metro subterráneo debería ser la opción privilegiada para este proyecto.

El alcalde de Montreal, Denis Coderre, también había apoyado una opción exterior para la línea azul, señalando que los costos serían tres veces menores a si se construyen los túneles para el metro.

Por su parte, el Parti Québécois, oposición oficial en el parlamento provincial, criticó la postura del gobierno, señalando que el haber solicitado este estudio fue una pérdida de recursos. “Sin advertir ni consultar a nadie, Robert Poeti decidió que la AMT debía estudiar la opción de un tren sobre la superficie para la línea azul, incluso si existía un consenso para que el proyecto tomara la forma de un metro tradicional”, dijo la diputada Martine Ouellet en un comunicado.