miércoles, 10 de junio de 2015

Gilles Duceppe resurge, cual ave fénix, a la jefatura del Bloc québécois

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:
Gilles Duceppe Bloc Quebecois

Foto: YouTube

Análisis – Gilles Duceppe emerge del “purgatorio” donde se encontraba desde el 2 de mayo del 2011.

Ese día la agrupación política que lideraba -el Bloc québécois, BQ- sufrió la más terrible derrota de su historia. De 49 plazas que tenía en el Parlamento canadiense, quedó reducido a apenas cuatro. El propio Duceppe no fue elegido en la circunscripción que era suya desde hacía 21 años.

Ahora, cuando ya se lo creía un político jubilado, resurge nuevamente como el líder del BQ, con vistas a la próximas elecciones federales, que tendrán lugar el próximo 19 de octubre.

Su misión es la de “salvar” al partido independentista, que no se ha recuperado desde aquella hecatombe.

La verdad es que la gestión de Mario Beaulieu al frente del BQ, desde su inicio (en junio del 2014) no ha hecho más que desmembrar las pocas fuerzas que le quedaron incólumes. No ha podido sumar adeptos, ni encontrar nuevos candidatos y mucho menos conseguir financiamiento.

Sin embargo, hoy Beaulieu en un gesto calificado como “abnegado” y “valiente”, cedió su puesto a Gilles Duceppe. Diríamos también que cedió ante la evidencia de las cifras. Un reciente sondeo de la firma Leger, indicada que en las próximas elecciones el Bloc, con Beaulieu a la cabeza, sólo lograría el 14 % de los votos; en cambio obtendría el 28 % si la agrupación estuviera al mando de Duceppe.

Duceppe, sin duda, es la mejor ficha que siempre ha tenido el BQ. Quizá habría que agregar que la derrota que sufrió en las elecciones de mayo 2011 no fue enteramente su culpa. Tal vez fue sólo la ola naranja (el partido NPD) que arrolló en esa ocasión con todo el mundo en el hemiciclo del parlamento canadiense.

No obstante, hay algo que no está claro en el anuncio de hoy. Se dice que Beaulieu seguirá siendo el presidente; por tanto Duceppe sería una especie de secretario general. Como dice un cronista de Le Devoir, esta es una figura poco conocida en el Bloc, donde, en los hechos siempre el presidente ha sido el jefe del partido.

Tal vez esto demuestre que ha llegado la hora de los cambios para dicha agrupación.