martes, 16 de junio de 2015

La oposición no está contenta con el plan del gobierno de Quebec de aumentar la inmigración

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:
Quebec Inmigración Bandera Noticias Montreal

Pablo A. Ortiz / Grupo NM

El pasado fin de semana el primer ministro de Quebec anunció su intención de aumentar los niveles de inmigración a la provincia, acompañados con nuevas políticas de integración.

Pero para los partidos de oposición en la Asamblea Nacional, la idea no es buena.

Tanto para el Parti Québécois, como para la Coalition Avenir Québec, abrir aún más las puertas a los inmigrantes podría tener efectos negativos, especialmente en la protección del francés como idioma principal de Quebec.

Uno de los primeros en reaccionar a la postura de Couillard fue Pierre Karl Péladeau, líder del partido independentista de la provincia, el PQ. “Como sabemos que hoy nuestras estructuras para recibir son insuficientes para aquellos que deciden venir a Quebec, un diálogo con la sociedad me parece un requisito previo antes de tomar las decisiones que podrían fragilizar aún más el francés en Quebec”, señaló PKP en su página en Facebook, donde suele comentar los temas de actualidad.

Para el líder del PQ, “tenemos que consagrar recursos financieros suplementarios para que podamos ser un país abierto a la inmigración y procuremos el acompañamiento necesario para el aprendizaje del francés, el idioma de Quebec”.

Según las cifras oficiales, cerca del 40% de los inmigrantes que llegan cada año a la provincia no tienen conocimiento del francés. Sin embargo, esta estadística no toma en cuenta la cantidad de personas que se inscribirán cada año en los cursos de francés.

Por su parte, el diputado Maka Kotto, encargado del tema de inmigración por el PQ, dijo a la agencia Canadian Press, que es un “hecho” que el francés está perdiendo terreno en Montreal. De igual forma, dijo que espera que aumentar los niveles de inmigración no sea una estrategia del gobierno liberal para reducir las probabilidades de una victoria por la independencia de Quebec en un eventual referéndum.

Históricamente los inmigrantes votan en su gran mayoría contra la separación de la provincia del resto de Canadá.

Para la CAQ, segunda oposición en el parlamento provincial, el problema no es de número, sino de integración.

“Actualmente, con 50.000 inmigrantes por año, apenas podemos ofrecer todos los recursos requeridos para asegurar la francisation e integración de los inmigrantes”, señaló en un comunicado el diputado Simon Jolin Barrette, encargado de los temas de inmigración.

“De hecho, en 2014, cerca de 80% de los inmigrantes admitidos en Quebec no fueron instruidos sobre los valores inscritos en la Charte des droits et libertés de la personne, porque es obligatorio. Además, más de 40% no conocen el francés al momento de su llegada”.

Quebec presentará el próximo otoño una nueva ley de inmigración, que definirá la forma en la que son elegidos los inmigrantes, así como también tocará el tema de la integración y los niveles que se propondrán para los próximos años.