viernes, 3 de julio de 2015

Lo que se conoce hasta ahora sobre las amenazas a cinco vuelos de WestJet

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Foto: Facebook / WestJet

Foto: Facebook / WestJet

Han sido cinco en total la cantidad de amenazas de bomba que ha recibido la aerolínea canadiense WestJet.

La Policía Montada de Canadá (RCMP, por sus siglas en inglés) investiga lo ocurrido, pues las amenazas han sido todas falsas.

Además de las cinco amenazas falsas contra WestJet, también se produjo una en contra de un vuelo de Air Canada.

Si bien no ha pasado a mayores, estas acciones han generado lesionados y pérdidas millonarias, pues la fluidez de los vuelos se ha visto afectada con cada una de ellas.

Las amenazas comenzaron el 25 de junio, cuando se encontró una nota en el baño de un avión de Air Canada que se encontraba en el aeropuerto internacional de St. John’s. Las autoridades la consideraron como una potencial amenaza de bomba y la terminal fue temporalmente cerrada.

Dos días más tarde, el 27 de junio, un vuelo de WestJet que tenía la ruta Edmonton-Halifax, debió ser desviado y aterrizó en Saskatoon. La policía recibió una llamada en la que aseguraron que había explosivos en el avión.

El 29 de junio, otro vuelo de WestJet, pero con ruta Edmonton-Toronto fue desviado y aterrizó de emergencia en Winnipeg, bajo una amenaza que aún no se ha especificado. Seis pasajeros resultaron heridos en la evacuación.

Al día siguiente, el 30 de junio, un vuelo de Toronto a Saskatoonn logró aterrizar sin problema, tras una amenaza.

El 1° de julio otra amenaza de bomba hizo que un vuelo que cubría la ruta Vancouver-Toronto fuera desviado a Calgary.

Ayer jueves 2 de julio, otro vuelo de WestJet, con ruta Las Vegas-Victoria, recibió otra amenaza de bomba. Logró aterrizar en su destino de forma segura.

En el caso de WestJet, la empresa ha asegurado que trabaja de cerca con las autoridades para hallar al/o los responsables de las falsas amenazas, agregando que la seguridad sigue siendo su principal prioridad y que seguirán vigilantes para mantener seguros a sus pasajeros y a sus trabajadores.

Hasta ahora las autoridades no han realizado arresto alguno en torno a las falsas amenazas, pero las consecuencias para los que están detrás de estas acciones pueden ser graves, con penas incluso de prisión.