viernes, 3 de julio de 2015

Estudio señala que las bebidas azucaradas están vinculadas a cerca de 184.000 muertes por año

Publicado en:
El Mundo Portada
Por:
Temas:
Coca Cola Bebida Azucarada

Foto: Flickr – Simon Cocks (CC)

Por muchos años se ha hablado sobre el daño que generan las bebidas azucaradas, pero no fue hasta esta semana que un estudio señala con números concretos el impacto que puede tener su consumo.

Una investigación publicada en la revista Circulation señala que cada año cerca de 184.000 personas mueren a causa de las bebidas azucaradas, principalmente en la forma de diabetes.

La investigación se centró en varios tipos de bebida, las tradicionales gaseosas, pero también en las bebidas energéticas, los té fríos y los jugos procesados. Tomaron como muestra sólo productos con al menos 50 kilocalorías por cada 23 centilitros.

A esto se analizó las tendencias de consumo obtenidas de 62 encuestas diferentes a más de 610.000 personas de 51 países diferentes, quienes detallaron su consumo de bebidas azucaradas entre 1980 y 2010.

Luego de hacer las proyecciones y procesar los números, los investigadores determinaron que en 2010, 133.000 personas murieron por diabetes, 45.000 por problemas cardiovasculares y 6.450 por cáncer. Estas enfermedades estarían vinculadas al consumo de bebidas azucaradas.

“Muchos países en el mundo tienen un significativo número de muertes ocasionadas por un único factor de dieta, las bebidas azucaradas”, señaló el doctor Dariush Mozaffarian, de la Universidad Tufts de Boston, donde se realizó el estudio. “Debería ser una prioridad global reducir o eliminar las bebidas azucaradas de la dieta”.

Los investigadores encontraron algunos elementos llamativos. Por ejemplo, el 76% de las muertes vinculadas a problemas generados por el alto consumo de estas bebidas se registraron en países con ingresos promedios bajos o medios.

De igual forma, ocho de los 20 países con la mayor cantidad de muertes vinculadas al alto consumo de bebidas azucaradas son de Latinoamérica y el Caribe.

México fue el país con la mayor cantidad de muertes vinculadas con este producto, con 405 fallecimientos por cada millón de habitantes.

Estados Unidos quedó en el segundo lugar con 125 muertes por cada millón de habitantes.