martes, 7 de julio de 2015

Policía detuvo al hombre que voló sobre Calgary en una silla amarrada a decenas de globos

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
daniel boria calgary globos silla

Foto: Tom Warne – Twitter @tomwarne

Daniel Boria se convirtió en una especie de versión canadiense del protagonista de la película UP. Aunque su pequeña aventura le haya costado ser detenido por la policía de Calgary.

El hombre de 26 años amarró 120 globos llenos de helio a una silla de patio y se dejó llevar por el viento. En pocos minutos estaba volando varios metros por encima del piso y dirigiéndose hacia el lugar donde se celebra el tradicional Calgary Stampede.

Boria no dudó en explicar su aventura a los medios de Calgary. Se trataba de una simple “publicidad” para su compañía de productos de limpieza. Sin embargo, para la policía no se trataba de una acción meritoria de poner su vida en peligro.

El hombre intentaba posicionarse sobre la pista donde se realizan las carreras de carretas del Stampede y desde ahí lanzarse en paracaídas. Sin embargo, los fuertes vientos lo llevaron a otros destinos. Finalmente tuvo que dejarse caer para aterrizar en su paracaídas unos cuantos kilómetros más al sur de su destino.

Pero el problema legal comenzó para Boria por dejar su silla flotando sola por el cielo con la ayuda de los globos, por lo que fue arrestado este domingo y liberado a la mañana siguiente. La policía de Calgary dice que el hombre enfrenta cargos por “delito” referente a dejar su silla abandonada, la cual pudo poner la vida de otras personas en peligro.

Finalmente la silla cayó unos kilómetros lejos de donde aterrizó Boria, sin herir a nadie.

Pero toda su “campaña publicitaria” podría costarle bastante. El hombre gastó unos $20.000 para comprar los globos y alquilar un avión que voló sobre el Calgary Stampede mostrando los detalles de su empresa. Sus problemas legales podrían costarle varios miles más.

La policía dice estar investigando para determinar si Boria podría enfrentar otros cargos por violar las leyes de aeronáutica de Canadá.

¿Valió la pena?