jueves, 9 de julio de 2015

FMI recorta previsión de crecimiento para Canadá, EE UU y la economía global

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Foto: Flickr / FMI

Foto: Flickr / FMI

Este jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio nuevas proyecciones para la economía canadiense, estadounidense y global.

De acuerdo con las nuevas estimaciones, todas las economías mencionadas crecerán menos de lo previsto en abril de este año.

Para la economía global, el fondo prevé un crecimiento de 3,3% este año (de 3,5% en abril). De llegarse a cumplir esta estimación sería el avance menos importante luego de la crisis económica de 2008 y los resultados de 2009. Para 2016, la expectativa es que la economía global avance 3,8%.

El principal factor de desaceleración, dijo el FMI, sería la economía estadounidense, la primera del mundo, que se contrajo 0,2% en el primer trimestre de este (anualizado).

El organismo aseveró en junio que EE UU registrará un crecimiento de 2,5% este año, y no de 3,1% como había dicho en abril. Sería un avance menor al de 2014, cuando el PIB estadounidense aumentó 2,4%. Para 2016, la estimación de crecimiento es de 3%.

Olivier Blanchard, economista del FMI, habló sobre el impacto de la crisis en Grecia, aseverando que es posible que el país se vea forzado a dejar el euro como moneda. Sin embargo enfatizó que los efectos en el resto de la economía global parecen ser limitados.

En el caso de Canadá, la previsión es que su economía crezca 1,5% este año y no 2,2% como había previsto en abril.

Uno de los principales socios comerciales de Canadá, México, crecerá 2,4% en lugar de 3%.

Para China, cuyos mercados también se han tambaleado estos días, la tasa de crecimiento prevista para este año es de 6,8% (sin variación) y de 6,3% para 2016.

La zona euro vivirá una expansión de 1,5% en 2015, sin variación respecto a la previsión de abril, mientras Japón avanzará 0,8% (en abril la estimación era de 1%).

El gigante de Sudamérica, Brasil, vivirá una contracción de 1,5%, según las estimaciones del FMI, lo que representaría un peor escenario del planteado en abril, cuando la previsión fue de una caída de 1%.