sábado, 11 de julio de 2015

El parlamento griego apoya a Tsipras ¿le perdonará el pueblo su capitulación ante la troika europea?

Publicado en:
El Mundo Entre Fronteras
Por:
Temas:
tsipras-y-jonker-buenos-amigos

Foto: Alexis Tsipras con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea / Youtube

Esta madrugada el Parlamento griego aprobó por 251 votos (de un total de 300 diputados) un respaldo político al gobierno que jefatura Alexis Tsipras, que ayer capituló ante la troika europea, que le exige recortes de gastos gubernamentales como condición para seguir aportando ayuda financiera.

Hace apenas menos de una semana, aprovechando su investidura de primer ministro, Tsipras alentaba el triunfo del NO en el referéndum que tuvo lugar el domingo pasado en Grecia.

Ese día, como sabemos, el 61,31% de los votantes griegos dijeron “no” a la austeridad. En otros términos no a las exigencias de las autoridades financieras de Europa.

El triunfo del “no” fue celebrado eufóricamente por Tsipras y los suyos.

Con este resultado, el primer ministro griego pretendía sentarse a negociar con los bancos prestamistas para que acepten las condiciones griegas.

Sin duda unas pretensiones quiméricas.

Ante la firmeza de las autoridades europeas, y ante la ausencia de un plan  alternativo distinto por parte de Grecia, no le quedó a Tsipras otro remedio que rectificar y modificar sus propuestas para colocarlas en armonía con las exigencias de los prestamistas.

Fue un decisión in extremis, porque ya Grecia está técnicamente en default y tiene aplicado al interior de su país  un “corralito” financiero. La salida de Grecia de la eurozona, ya se estaba analizando por parte de la Unión Europea, a pesar de la crisis que momentáneamente podría haber significado tanto para el área europea, como para el mundo entero.

No obstante, el último documento presentado por Bruselas -sede de las negociaciones- ya consideraba ciertas “concesiones” a los griegos, pero dejando intactas las polémicas medidas orientadas al recorte de gastos por parte del gobierno helénico.

El tema griego no es nuevo. No es la primera vez que los acreedores europeos le exigen a Grecia que haga sus esfuerzos y se apriete los cinturones. Estas exigencias reiteradamente no han sido aprobados por el pueblo griego. Numerosos gobiernos proclives a aceptar las exigencias de la troika han tenido que irse a su casa tras la desaprobación popular. Finalmente los votantes eligieron al partido radicalmente opuesto a esas presiones: SYRIZA, Coalición de la izquierda radical, liderado por Alexis Tsipras.

No obstante Tsipras, en menos de una semana, ha debido aceptar el realismo de la situación. ¿Le perdonará el pueblo este viraje? Habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos.