lunes, 20 de julio de 2015

Los canadienses con más de cinco años fuera del país no pueden votar, según corte

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Elections Canada confirma que recibió 31.000 quejas de llamadas automatizadas

Foto: Elections Canada

¿Los canadienses que tiene varios años viviendo en el extranjero deberían tener el derecho de votar en las elecciones federales? La Corte de Apelaciones de Ontario dijo este lunes que no.

El tribunal presentó su decisión sobre un caso que tiene varios años rodando en el sistema legal canadiense y que podría afectar, según algunas cifras, a más de un millón de canadiense fuera del país.

La Corte de Apelación aceptó la apelación del Fiscal General contra una decisión de la Corte Superior de Ontario que eliminaba una previsión en el reglamento de las elecciones y que prohibía a los canadienses con más de cinco años fuera del país votar en las elecciones federales.

Este lunes en un fallo 2-1 el tribunal determinó que no permitir a los expatriados votar tiene sentido bajo los principios democráticos y respetando el “contrato social” que representa el voto.

“Permitir a todos los ciudadanos no residentes votar les permitiría participar en el proceso legislativo que afecta a los residentes canadienses diariamente, pero tiene poco o ninguna consecuencia práctica en sus vidas”, señala el juez George Strathy en su decisión, la cual apoyó el juez David Brown.

El juez John Laskin votó en contra de apoyar esta decisión.

Desde 1993 la Dirección General de Elecciones de Canadá introdujo una medida que prohíbe a los canadienses que tengan más de cinco años viviendo fuera del país votar en las elecciones federales. Hace unos años, en 2007, esta regla se modificó permitiendo “resetear” la cuenta de cinco años si la persona pasaba así sea un corto tiempo en el país.

Pero para dos canadienses que viven en el estado de Nueva York, esta regla es injusta, por lo que llevaron el caso ante los tribunales.

Jamie Duong, nacido en Montreal, y Gillian Frank, de Toronto, estudiaron en Estados Unidos y luego siguieron su vida profesional en el país vecino. Como no han vuelto a Canadá perdieron su derecho a votar en las elecciones federales, por lo que decidieron tomar medidas legales.

Sin embargo, según el fallo de hoy, no dejarles ejercer su voto tiene un sustento legal y social, tomando en cuenta varios factores que los jueces explicaron en su decisión.

El juez Strathy dice que permitir votar a alguien a quien las leyes no afecta directamente en su día a día “erosiona” el contrato social que dicta la Constitución por medio del voto. De igual forma, pone bajo la lupa factores como el geográfico, tomando en cuenta que los canadienses no votan directamente por el primer ministro, sino por un diputado que representa su región.

Los jueces a favor de esta decisión dicen que si bien esto puede “vulnerar” la democracia, es una consecuencia justificada debido al impacto que tiene en la vida de los canadienses que residen en el país.

Según cifras que presentó el tribunal, en 2009 unos 2,8 millones de canadienses habían vivido fuera del país por más de un año. De estos, unos 1,4 millones eran canadienses en edad para votar.

Sin embargo, en las elecciones de 2011 sólo se registraron más de 6.000 votos de canadienses “no residentes”, entre los que se cuentan personas que trabajan para organismos del Estado fuera del país, o que representan a Canadá en el extranjero o aquellos canadienses con menos de cinco años fuera del país.