martes, 28 de julio de 2015

Cómo mantenerse saludable (por dentro y por fuera) ante los cambios al emigrar

Publicado en:
Portada Salud .0
Por:
Temas:
mantenerse saludable al emigrar maira prado

Foto: Flickr / Mitchell Joyce (CC)

Ante los cambios se hace difícil tanto observar nuestra salud como emprender acciones para mantenerla o mejorarla. Cuando somos inmigrantes temas «más importantes» como la adaptación cultural, el manejo del idioma o incluso el trabajo olvidan que el hilo conductor de nuestros aciertos es nuestro grado de bienestar, confianza y autoestima, condiciones que se enmarcan en la salud, porque ser más saludable también te acerca a tus objetivos como inmigrante. 

Ahora, ante los cambios, mantente saludable por dentro y por fuera

Son ampliamente conocidas las teorías que explican la conexión entre la mente y el cuerpo, así como el papel del estrés y la ansiedad en el deterioro de la salud tanto física, mental así como el funcionamiento social. La migración es un paso de la vida que puede ser altamente estresante, emociones que necesitamos aprender a controlar y ponerlas a nuestro favor.

Existen acciones que potencian nuestra salud en los ámbitos físico, mental y social. Una guía práctica para reconocer el aporte de estas conductas la realizó el psiquiatra venezolano Harry Czechowicz, quien las agrupó en conductas que alimentan o nutren, conductas saboteadoras o “chucherías”, conductas de descanso, de activación o ejercicio y de eliminación.

Presta atención para reconocerlas y practicarlas si así lo deseas:

Alimentas tu salud física con comida balanceada y agua. La saboteas cuando consumes alcohol, refrescos, chucherías. El descanso físico, necesario para recuperar tus tejidos, sucede cuando tienes sueño de calidad. Pones en movimiento a tu salud física cuando te ejercitas por lo menos media hora la mayor parte de los días de la semana y eliminas lo que tu cuerpo no necesita a través de los procesos de tus sistemas biológicos. Ante el estrés de la migración es fácil comer compulsivamente y no dormir bien. El resultado se siente en tu cuerpo y hasta en tu mente, porque no podrás tenerla clara ante la falta de sueño. ¿Te cuesta hacer ejercicio? Completa este test y descubre por qué http://www.cdc.gov/diabetes/ndep/pdfs/20-road-to-health-physical-activity-quiz-spanish-508.pdf.

Nutres tu salud mental con buenas ideas provenientes de tu trabajo, lectura, recreación, amistades. La chuchería mental son los rumores, cuentos, engancharse en hechos del pasado. Le das descanso a tu mente cuando meditas, te relajas, visualizas. Ejercitas tu mente pensando. Y eliminas lo que tu mente no necesita cuando tienes capacidad para cambiar, amplías tus esquemas mentales y sales de los pensamientos que no te sirven. Como inmigrante, ¿cuántas veces te descubres pensando en lo que podría suceder? La salud mental te acerca al presente.

VER TAMBIÉN: 

Fomentas tu salud social con amor, autoestima, humor y esperanza. Le das chucherías a tu contacto social cuando eres codependiente, cuando te apegas, al ser cínico. El descanso y la paz de la salud social la brindan las actividades en comunidad. Ejercitas tu salud social cuando amas, ríes, sientes. Eliminas lo que no sirve para tu salud social cuando te deshaces de culpas, resentimientos, venganza, vergüenza. Unirte a un grupo de voluntarios o acercarte a las actividades de tu comunidad propiciará tu comunicación y te dará sentido de pertenencia. ¡No te asustes por que no dominas bien el idioma! Sentido del humor y… ¡práctica!

Desde ahora, entre todos, empecemos a ser grandes promotores de salud, no solo por fuera (que personalmente pienso que es lo más sencillo) sino por dentro, y mejor, en sana interacción con los demás. ¿Ves de qué forma se relaciona tu salud física y mental con tu vida de inmigrante?​

Te invito a seguir la conversación en Twitter por @MairaPradoL.