miércoles, 29 de julio de 2015

Mercado inmobiliario de Calgary ya siente los efectos de la caída de los precios del petróleo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Michael Gil (CC)

Foto: Flickr / Michael Gil (CC)

La Calgary Real Estate Board prevé que la venta de viviendas en esta ciudad canadiense cerrará este año con una caída de 22% como consecuencia del retroceso en los precios del petróleo y su efecto en esta región, altamente dependiente del sector energético.

Mientras los costos del crudo han caído, el desempleo ha aumentado en Calgary, lo que tiene una consecuencia directa en el mercado inmobiliario de la provincia, no sólo en el número de operaciones, sino también en los precios de las unidades. Las previsiones la dio la mencionada asociación este miércoles, en su proyección de mitad de año.

Las estimaciones de la organización son mucho más austeras que la proyección entregada a principios de año, cuando aseveró que los precios de las viviendas registrarían un incremento de 1,58% en 2015.

Para la asociación, mientras los precios del petróleo siguen descendiendo de la marca de 50 dólares por barril, la economía de la ciudad “sigue plagada de un nivel de incertidumbre”.

De acuerdo con las previsiones de los expertos, la economía de Calgary registrará una contracción de 1,2%. La urbe de Alberta ha perdido casi 12.000 puestos de trabajo a tiempo completo en lo que va de año, la mayoría de estos en altos cargos, según los datos de la asociación. Al mismo tiempo se han creado unos 24.000 empleos a tiempo parcial, considerados de menor calidad.  Citando a la Conference Board of Canada, la asociación de bienes raíces advirtió que la ciudad puede llegar a perder unas 23.000 plazas adicionales en el segundo semestre del año.

“Se prevé que las condiciones en el empleo empeoren poniendo más presión a la baja en los salarios. Cuando se combina con niveles menores de migración, se espera que estas condiciones generen más impactos en el sector inmobiliario”, explicó la junta.

Los precios de las unidades habitacionales en esta ciudad canadiense han venido cayendo desde diciembre de 2014, cuando los precios del crudo se encontraban en pleno retroceso. Entonces, muchos vendedores se vieron presionados a colocar sus propiedades en el mercado, aumentando así la cantidad de viviendas enlistadas. En la primavera, ante la falta de operaciones, muchos propietarios decidieron dejar de vender sus unidades, pero la expectativa es que con la pérdida de empleos y con la cantidad de nuevas viviendas en toda la ciudad (unas 14.000 unidades) vuelva a darse un salto en la cantidad de unidades enlistadas para la venta.

La venta de viviendas unifamiliares (separadas) retrocedió 25% en el primer semestre de este año (en comparación con el mismo periodo de 2014). En ese lapso el salto más importante en las listas de ventas se dio para las viviendas cuyo precio es superior a los $600.000, el mismo segmento que vio la mayor caída en las operaciones.