lunes, 10 de agosto de 2015

Lucha contra el terrorismo: Harper propone prohibir a los canadienses viajar a ciertas regiones

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Stephen Harper Canadá

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM – Archivo

Stephen Harper está dispuesto a aumentar la presión para combatir el terrorismo, así represente lo que muchos están calificando como una limitación de las libertades.

El líder conservador, que busca extender su mandato como primer ministro de Canadá, anunció este domingo una de sus propuestas en caso de que sea reelegido el próximo 19 de octubre. Harper propone convertir en crimen que los canadienses viajen a ciertas regiones del planeta. 

Durante un evento en Ottawa el actual primer ministro presentó su plan para crear una legislación que determinaría «zonas designadas» a las cuales los canadienses no tendrían derecho de viajar por temor a que se estén uniendo a grupos terroristas.

«No hay ningún derecho en este país para viajar a un área bajo el control de terroristas. Eso no es un derecho humano», lanzó Harper durante el evento.

Los conservadores dicen inspirarse en Australia («un aliado») que este año introdujo una ley similar que prohíbe a sus ciudadanos viajar a dos regiones controladas por terroristas, una en Siria y otra en Irak.

En el caso canadiense, Harper sólo habló de las regiones de Irak que están en control del Estado Islámico. Sin embargo, una legislación de este tipo podría ser adaptada sobre la marcha, sumando nuevas regiones a cada momento.

«Los combatientes extranjeros representan una amenaza directa para Canadá, a través de sus acciones terroristas en el extranjero y especialmente si buscan viajar a Canadá para cometer ataques aquí«, señaló Harper en un comunicado. «La creación de una categoría de zonas de viaje prohibidas proveerá a las autoridades canadienses con más herramientas para mejor proteger a los canadienses de individuos que han viajado a estas áreas y que buscan regresar al país para cometer actos terroristas».

Bajo un nuevo gobierno conservador, esta legislación se sumaría a las otras medidas ya introducidas por el Gobierno Federal, como la ley que permite detener a los canadienses acusados de intentar unirse a grupos terroristas y la ley que permite revocar el pasaporte y la ciudadanía a los canadienses sentenciados por crímenes terroristas.

Según las cifras que presentó el Partido Conservador, en 2014 las autoridades conocieron de 80 individuos que habían regresado a Canadá luego de participar en «actividades terroristas». De igual forma, unas 130 personas estarían fuera de Canadá peleando junto con alguna organización terrorista, principalmente el Estado Islámico.

Sin embargo, para muchos una propuesta de este tipo representaría una violación a los derechos de todos los canadienses del libre tránsito y seguramente iniciaría una serie de luchas judiciales para determinar la constitucionalidad de una legislación de este tipo.