domingo, 16 de agosto de 2015

Propuestas, campañas y mi dinero: ¿por quién voto? 

Publicado en:
Blogs Portada
Por:
Temas:
Billetes dólares canadienses

Pablo A. Ortiz / Grupo NM

En días recientes conversé con un amigo profesor universitario en Venezuela acerca de las diferentes propuestas electorales federales que existen en Canadá para estas elecciones de 2015.

Comentamos acerca de los temas de discusión que están en la agenda de los diferentes candidatos que, podríamos resumir, están centrados en asuntos fiscales (impuestos), el papel de Canadá en el concierto de naciones y otros temas como la reforma electoral, transparencia en la gestión del gobierno, entre otros.

Ambos coincidimos en que el tema que siempre domina en periodos electorales en países desarrollados es el fiscal, en cómo se generan recursos y como se distribuye la riqueza generada. Esto, más allá de todo el espacio que ocupa en los medios y redes sociales asuntos trascendentales como el cuidado y la defensa del medio ambiente y otros de carácter social.  

VER TAMBIÉN: 

Canadá no es la excepción. Hoy día vemos que, aun cuando pareciera que hay otros temas importantes, el primer debate demostró que los candidatos desean dar a conocer, sobremanera, cuál será el uso del dinero que retienen de mi salario, o que debo pagar producto de la renta de mi negocio, con mis impuestos.

Estar atento a la discusión no sólo es importante sino que debería ser nuestra responsabilidad. No porque sea un deber ciudadano, como electores, estar informados, sino porque conocer las diferentes propuestas nos plantean los escenarios posibles de cualquiera de éstos, sea quien sea quien gane, cuando esté al frente del gobierno.

¿Es importante? Por supuesto, a fin de cuenta gobernarán con mi dinero, tu dinero. 

¿Son solo promesas? Sí y no. Sí, por cuanto es la oferta electoral y si el candidato no gana, se quedan allí, en promesas. No, porque al que ganó, más aún si voté por su candidato en mi circuito, tengo la oportunidad de castigarlo, de reclamarle, en la siguiente elección votando por otro candidato, por otro partido, si no hace lo que prometió.  

Por supuesto que lo antes expuesto es sumamente sencillo o simple. La situación es un poco más compleja pero lo que quiero dar entender es que no sólo ser ciudadanos canadienses responsables, sino que el participar en el proceso electoral o no tiene implicaciones que afectan mi vida diaria.  

Nuestra costumbre, la que traemos de Cartagena o San José, de Puebla o Managua, de Caracas o Quito, era la de decir: ¿para qué voy a votar si todos son iguales?  

Pues bueno, sí, todos son iguales pero también muy distintos porque si usted evalúa en qué se parecen Stephen Harper, Justin, Mulcair o Elizabeth May, se dará cuenta en que todos son diputados federales, líderes de su partido y, sí, quieren su voto. Sin embargo, cada uno de ellos tiene ideas distintas de cómo gastar su dinero, mi dinero y el dinero de todos en este país, de nuestros impuestos.

¿Me expliqué?

Espero que sí porque mi intención es convencerlo de dos cosas: la primera, que debe prestarle atención, o por lo menos saber, qué dicen los candidatos. La segunda: que debe tomar una decisión, saber por quién quiere votar y hacerlo.  

Yo, por lo pronto, sé que voy a votar por Stephen Harper, y usted, ¿sabe por quién va a votar?

Twitter: @JosueIRamirez.

————————————————————————————————————————————

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen únicamente al autor y no necesariamente reflejan las opiniones o visiones de NM-Noticias Montreal. ¿Tienen comentarios sobre este texto? Escriban a info@noticiasmontreal.com.