martes, 18 de agosto de 2015

La CIDH denuncia obstrucción de la justicia de parte de las autoridades mexicanas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

procurador general de México caso estudiantes desaparecidos 2014

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunció que las autoridades mexicanas ocultaron e incluso destruyeron pruebas fundamentales para la localización de 43 manifestantes «normalistas» desaparecidos en el país desde septiembre de 2014.

Claudia Paz, una de las investigadoras de la CIDH encargada del caso, indicó que en el mismo mes de septiembre las autoridades realizaron una recolección de evidencias sobre la desaparición, de la cual jamás informaron a los familiares de los desaparecidos.

Ropa perteneciente a los desaparecidos fue encontrada en dos autobuses donde se realizó la detención de los estudiantes. Igualmente, las grabaciones de cámaras de seguridad del área fueron destruidas.

Ante estos hechos, la CIDH pidió a la Procuraduría General de México enviar muestras de la evidencia restante a los forenses encargados de la investigación para ayudar a la localización de las 43 personas.

Otra de las quejas de la comisión en cuanto a obstrucción de la justicia por parte de las autoridades es la imposibilidad de entrevistar a los militares encargados de la seguridad en Iguala, localidad donde se produjeron los hechos. Esto debido a impedimentos puestos por el gobierno mexicano.

Los «normalistas», estudiantes de las Escuelas Normales de México, son uno de los colectivos estudiantiles mejor organizados del país. En septiembre, los 43 desaparecidos se encontraban en Iguala recaudando fondos para ir a Ciudad de México a participar en la conmemoración de la matanza de Tlatelolco el 2 de octubre.

Ya que la esposa del alcalde de Iguala tenía un acto público y se temía la intervención de los estudiantes, la policía recibió órdenes de actuar contra ellos. El enfrentamiento dejó seis muertos y 25 heridos. Quienes no lograron escapar fueron detenidos por la policía, conducidos a la frontera con la localidad de Cocula y entregados al grupo criminal Guerreros Unidos.