miércoles, 26 de agosto de 2015

Alice Cooper y Mötley Crüe estremecen el Centre Bell de Montreal

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

A las 7:00 pm era la cita pautada. A las 7:30pm, aparece en escena el personaje que parece ser una suerte de “príncipe de las tinieblas” para ofrecer una hora completa de espectáculo rock-horror.

Alice Cooper, quien a sus 67 años de edad todavía demuestra que el rock no es solo música estridente y saltos sobre el escenario, fue el encargado de abrir el show de despedida de Mötley Crüe ante unos 10.000 espectadores ávidos del mejor heavy metal acompañado de teatro poco convencional y alternando disfraces y elementos escénicos que fácilmente resaltaban a la vista.

The Black Widow, No more Mr. Nice Guy y Under my wheels, fueron las elegidas para comenzar la fiesta teniendo de cortina trasera una gigantesca pancarta con dos grandes ojos maquillados que simulan ser los ojos del propio Alice Cooper. 

No podían faltar sobre el escenario la ya conocida serpiente que posa alrededor del cuello de Cooper mientras interpretaban el tema “Go to Hell”, así como el Frankestein de casi tres metros de alto durante “Feed my Frankestein” mientras Alice Cooper estaba siendo espectacularmente electrocutado en una silla eléctrica. 

La enfermera Rosetta entra en acción para tratar de colocar una inyección a un Alice Cooper que viste una camisa de fuerza durante su interpretación de “Ballad of Dwight Fry”  y termina sin cabeza al pasar por la guillotina en “I Love The Dead”. 

Alice Cooper fue sin duda un excelente animador, muy bueno para calentar los motores del plato fuerte de la noche durante 13 temas en 60 minutos de duración de su show, despidiéndose con su legendario tema School’s Out del álbum del mismo nombre producido en 1972, ataviado con su sombrero blanco de copa y bastón de mago.

Mötley Crüe: Sex, drugs and Rock ‘n’ Roll del bueno

Los Mötley Crüe se armaron hasta los dientes con una inmensa cantidad de pirotecnia acompañados es un espectacular juego de luces, ofrecieron lo mejor de su repertorio para una despedida luego de 35 años.  El 2015 marca el fin de Mötley Crüe, con conciertos hasta en Japón, Australia, Brasil y Europa.

En su gira por norte américa, Montreal no sería la excepción, así que si no los vio en el Centre Bell este 24 de agosto, sería recomendable que compre el ticket del concierto, pasaje de avión y hotel para verlos en otra ciudad del mundo… Los Mötley Crüe no vuelven.

VER TAMBIÉN: 

A las 9:00 pm comenzó Tommy Lee sus primeros golpes a la batería la cual él llama “Cruecifly” que lo hará “volar” por el Centre Bell sobre la cabeza de miles de espectadores.  “Girls, Girls, Girls” arranca los gritos de los espectadores que colmaron el recinto para ver por última vez a sus ídolos, tema por supuesto acompañado de dos sexis bailarinas.

El cantante de la banda Vince Neil dice al público “vamos a pasar la noche celebrando todos esos años de música de Mötley Crüe” (…)  Celebrar es la palabra clave (…) Llorar en la cerveza, no es una opción”. 

No podia faltar los temas como Wild Side, Primal Scream, Same Old Situation y Don’t Go Away Mad (Just Go Away).  Para este momento aún quedaba mucho combustible para quemar en los lanzallamas del escenario.

El bajista Nikki Sixx también tuvo una palabras para el público, luego de contar una anécdota suya de pequeño que tuvo con su abuelo: “ si quieres algo de corazón, tú puedes tenerlo” dando así crédito a los fans por haberlos apoyado todos estos años.  “Así ha sido todos estos años en Mötley Crüe, nosotros hemos podido superar los obstáculos”. 

Siguen sonando los éxitos como Smokin’ in the Boys’ Room, Looks That Kill, Mutherfucker of the Year, para dar paso al cover de los Sex Pistols, Anarchy in the U.K. 

Llega el turno de Tommy Lee de pasear su batería por la “montaña rusa”.  La estructura metálica llamada Cruecifly tiene un recorrido de unos 10 minutos aproximadamente, desde que sale de su base, llega al centro del recinto y regresa.  En el camino, Tommy Lee realiza su solo de batería y a la vez gira repetidamente colocando al músico de cabeza en varias oportunidades.  Algo verdaderamente alucinante.

Pero no solo Tommy Lee tiene su estructura mecánica.  Dos grandes brazos metálicos e hidráulicos dispuestos cada uno a los lados del Centre Bell, transportan al guitarrista Mick Mars y al bajista Nikki Sixx sobre los espectadores.

Dr. Feelgood y Kickstart My Heart cierran este concierto en Montreal para luego regresar al ruedo y completar el show con Home Sweet Home en un pequeño escenario justo detrás de la consola de sonido donde compartieron con selecto grupo de fans que allí se encontraba.

Todas las cosas malas deben tener un final (all bad things must come to an end) como se le ha llamado esta gira, ha dejado una grata impresión en sus asistentes montrealeses conjugando un sonido fuerte y limpio con buenos efectos de pirotecnia.

Esta gira tendrá su show final el 31 de diciembre del 2015 en la casa natal de la banda: Los Ángeles.

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro

Foto: Rodolfo Castro