miércoles, 26 de agosto de 2015

Manifiestan en Montreal para exigir acceso a la educación a los hijos de inmigrantes sin estatus

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Escuela en Ahuntsic educación para hijos de inmigrantes sin estatus en Canada

Foto: María Gabriela Aguzzi V / Grupo NM

Este miércoles activistas de los colectivos Educación sin Fronteras y Solidaridad sin Fronteras protestaron frente a las oficinas de la Comisión Escolar Marguerite-Bourgeoys (CSMB), de Montreal, por la situación en la que viven muchos hijos de inmigrantes que no tienen estatus migratorio, los cuales no están teniendo acceso a los estudios o si lo hacen, deben pagar montos elevados por matrículas anuales.

La denuncia es de vieja data, pero los militantes aprovecharon el contexto de regreso a clases para recordar la situación que están atravesando cientos de niños, que no tienen acceso a un aula de clases a pesar de ser éste un derecho fundamental y universal.

Son más de 1.000 niños los que viven esta problemática en Quebec, según reconoció en 2014 la Defensoría del ciudadano. La protesta frente a la mencionada comisión, explicaron, es consecuencia de que -a juicio de los manifestantes-, esta dependencia no adopta ninguna política suficientemente clara para garantizar la educación a los hijos de las familias inmigrantes que no tienen estatus.

Steve Baird, vocero de Educación sin Fronteras, aseveró que “durante los últimos meses hemos contabilizado numerosos problemas en esta comisión: no hay respeto de la confidencialidad, exigencia de tarifas exorbitantes, rechazo a las inscripciones”.

A través de un comunicado de prensa, emitido también esta mañana, la comisión respondió a la denuncia de Educación sin Fronteras explicando que, la situación descrita por el colectivo “no tiene ningún fundamento y no refleja la realidad, pues va en contra de los valores de la propia CSMB”.

De acuerdo con la comisión, ésta “jamás rechaza el acceso a la escuela a un niño con la excusa  de que sus padres no tienen los papeles exigidos a la hora de la inscripción (…) En la comisión, los alumnos son aceptados incluso sin que los papeles exigidos sean entregados”.

Diane Lamarche-Venne, presidenta de la CSMB, indicó en el comunicado que “con alumnos provenientes de más de 175 países, somos sensibles a la situación de los nuevos inmigrantes. Recibimos a todos los alumnos y luego analizamos los expedientes”.

En el año 1991, Quebec firmó la Convención de los Derechos de los NIños de las Naciones Unidas, que prevé educación gratuita para todos los infantes sin importar su origen ni su estatus migratorio. No obstante, la ley quebequense sobre la instrucción pública no fue reformada y excluye aún a los niños de los inmigrantes sin papeles, lo que precisamente denuncia Educación sin Fronteras.

Según Baird, se dan casos en los que los niños de padres sin documentos deben pagar matrículas que se elevan entre 6.000 y 7.000 dólares por año, para poder tener acceso a la educación.

Al respecto, la comisión indicó a través del comunicado que debe conformarse a lo establecido en el Reglamento sobre las Tarifas a los No Residentes del Ministerio de Educación, explicando que existen excepciones a este reglamento, como los casos humanitarios, poniendo como ejemplo lo ocurrido después del sismo en Haití, cuyos inmigrantes que llegaron a Montreal no debieron pagar por la educación de sus hijos, aun cuando no tenían estatus. “La misma situación puede darse en caso de conflictos políticos que traiga a nuevos inmigrantes sin papeles”.

El colectivo Educación sin Fronteras asegura que los inmigrantes que quieran enviar a sus hijos al colegio deben dar documentos que prueben su estatus en Quebec. Para Baird, esto representa un problema para los padres que viven en clandestinidad como consecuencia de no tener documentos, pues muchos optan por no llevar a sus niños a la escuela.

Según la comisión, el “único criterio esencial para aceptar a un alumno en clases en la divulgación de la dirección de residencia. Para la obtención de otros documentos, si hay lugar -por ejemplo- a la gratuidad, la CSMB guia a los padres y los ayuda en sus diligencias para obtener dichos documentos”.

El colectivo lamenta que la situación en esta provincia canadiense no sea similar a la de Estados Unidos o incluso la vecina Ontario, donde todos los niños tienen acceso a la educación, aun cuando no tienen estatus migratorio.

Los cambios están planteados, pero tardan en llegar de acuerdo con los manifestantes. En 2014, el Partido Liberal aprobó una resolución en su consejo general para lograr la integración de los niños de los inmigrantes sin papeles.

Desde el Ministerio de Educación, un vocero aseguró a Radio-Canada que el gobierno realiza en este momento las reformas necesarias para incluir las recomendaciones de un reporte que entregó la Defensoría del ciudadano, también en 2014, en el cual se especificaba que más de 1.000 niños no estaban teniendo acceso a la educación.