jueves, 27 de agosto de 2015

La caída de los commodities: ¿una oportunidad para un desarrollo más sustentable?

Publicado en:
Negocios Quebec-Latinoamérica Portada
Por:
Temas:
Puerto Containers

Foto: Flickr – mental.masala

No pasa un día sin que se hable de la caída de los precios de los commodities. La caída de los mismos se debe en gran medida por el enlentecimiento de la economía china. En varios artículos hemos anticipado que era solo una cuestión de tiempo hasta que esto pasara. No porque seamos adivinos, sino porque son los ciclos típicos de las economías y además por cuestiones coyunturales como “glut” en la producción de varios commodities como son el petróleo, algodón, soja y trigo.

América Latina se benefició durante los últimos 15 años de la creciente demanda china por commodities como la soja, algodón, trigo, cobre y mineral de hierro. Muchas economías de la región dependen fuertemente de las exportaciones de commodities y, por lo tanto, de la fuerza económica de China, que en los últimos años ha sido un gran consumidor de materias primas. Por ejemplo, China es el mayor consumidor de cobre chileno y un importante comprador de crudo de Colombia y México. Los precios de futuro del cobre y del petróleo han caído a mínimos de seis años debido a los temores de un menor crecimiento económico de China. Lo miso pasa con el petróleo, el cual parece que no ha tocado fondo aún. El Commodity Index de Bloomberg, que enumera 22 materias primas, alcanzó su nivel más bajo desde agosto de 1999.

Bloomberg Commodity Index

Si a eso le sumamos que la inversión directa (FDI) China en LATAM podría caer, el panorama no aparece muy alentador. Sin embargo, y sobre todo por la filosofía de las inversiones chinas, es muy pronto para que esto suceda. Sin embargo, el cambio de la política monetaria china sí es un problema y uno de los efectos inmediatos. La última ola de debilitamiento de las monedas latinoamericanas (la mayor en décadas) fue en parte provocada por la devaluación de la divisa china la semana pasada.

Un yuan más barato hace que el poder de compra de China sea menor, o sea que con la misma cantidad de yuanes, se compran menos materias primas. Las divisas emergentes en general han perdido valor este año ante la apreciación del dólar. El débil crecimiento en los países en desarrollo y la perspectiva de mayores tasas en EE.UU. han presionado a esas monedas a la baja. «Estos vientos en contra (.) se han concentrado en las monedas de América Latina», dice Nick Verdi, estratega cambiario de Standard Chartered Bank en Nueva York.

No todo es negativo, la recuperación de los EEUU y, en menor medida de la Unión Europea, en la zona euro y Japón, compensara la actual desaceleración de China, aunque el mayor enigma sigue siendo la magnitud y la velocidad con que se desacelerará el gigante chino, que funcionó en la última década como motor de la actividad mundial. Aún así, el FMI prevé un crecimiento de 6,8% este año (frente al 7,4% en 2014), pero varios analistas ponen en duda los datos oficiales chinos.

Volviendo a un problema endémico en LATAM, varios países no aprovecharon esos años para hacer las reformas estructurales e inversiones necesarias para, no sólo afrontar una caída en la demanda, pero sobre todo para diversificar sus economías y tener una mejor perspectiva de desarrollo económico (no solamente crecimiento económico).

El mayor problema inmediato hoy en día para la mayoría de los países de LATAM es la perspectiva de declive impulsado por China y la falta de municiones de política para combatirlo. Enfatizo el “inmediato” porque el problema de fondo sigue siendo la falta de políticas de Estado para diversificar las economías, promover la transparencia y buenas “instituciones”, solidificar las prácticas democráticas, impulsar y premiar una burocracia a la “Weber”. Conclusión, como dijo Malcolm Charles, gestor de portafolio de Investec Asset Management en Ciudad del Cabo, que administra US$ 120.000 millones, «Todos éramos plenamente conscientes de la vulnerabilidad de los mercados emergentes». Pero el cortoplacismo habitual de los políticos incrementado por años de prosperidad y por la avidez de inversores que tienen otras prioridades presenta tanto un problema como una oportunidad.

El tema fundamental que enfrentan los gobiernos en LATAM va mas allá de los precios de los commodities y es cuál es la dirección que – ¿finalmente?- los países van a tomar. ¿Van a establecer políticas industriales para diversificar sus economías? ¿Van a promover la transparencia, buenas instituciones, sistemas legales efectivos y eficientes? Es la condición humana esperar hasta tener el agua hasta el cuello para cambiar, ojalá sea lo que suceda en LATAM. La justicia brasileña parece estar dándonos alguna esperanza e indicando el camino.

Y los commodities van a volver a subir de precio y se recuperarán porque los fundamentos económicos son positivos. “Las cifras de julio de demanda de materias primas son robustas (…), la demanda de cobre refinado subió un 2% en ese mes y 6% en tasa interanual. Otras cifras muestran que la demanda es más fuerte que la oferta. Para nosotros, es realmente la especulación la que está causando la caída de precios, así como las medidas impuestas por el gobierno chino”, estimaron los analistas de Commerzbank.

Stratekey Canal se especializa en asesorar empresas principalmente dentro del rubro Agroindustrial sobre la mejor manera de optimizar la “Supply Chain” e integrar las distintas facetas de “Business Intelligence” para mejorar la toma de decisiones.

Cualquier duda o comentario, por favor no duden en comunicarse con nosotros via email Christian@StratekeyCanal.ca /Sebastian@StratekeyCanal.ca