sábado, 29 de agosto de 2015

La tormenta Érika se debilita, pero deja al menos 20 muertos tras su paso por Dominica

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla - Twitter

Foto: Captura de pantalla – Twitter

La tormenta tropical Érika se debilitó en las primeras horas de este sábado, aunque dejó un trágico saldo tras su paso por varias partes del Caribe, especialmente la pequeña isla de Dominica.

Según las autoridades al menos 20 personas murieron por las fuertes lluvias y viento, mientras que unas 31 personas han sido declaradas como desaparecidas por las autoridades.

En Haiti un accidente de tránsito, que está vinculado a las fuertes lluvias de la tormenta, dejó saldo de cuatro personas fallecidas.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, ubicado en Miami, Érika perdió fuerza, al punto que podría quedar por debaje de la categoría de tormenta tropical. Esto se debió a la gran región montañosa por la que pasó, así como otras condiciones meteorológicas.

El primer ministro de Dominica realizó una emotiva declaración en los medios nacionales, en la que señaló que el daño ocasionado por la tormenta dejó a esta pequeña isla «unos 20 años atrás».

Según sus reportes, la cantidad de puentes y vías destruidas, así como los daños a casas y edificios llevan a las autoridades a una posición de prácticamente tener que «reconstruir Dominica», dijo el mandatario, Roosevelt Skerrit.

El primer ministro califica la situación como «tragedia nacional» y pidió a los ciudadanos mostrar solidaridad y racionar sus recursos, mientras se espera por la llegada de ayuda internacional. Según la cadena AP el aeropuerto de Dominica permanecía cerrado en la mañana de este sábado.

 

 

Luego de su paso por Dominica, Érika azotó Puerto Rico con fuertes lluvias y vientos, pero afortunadamente sin víctimas qué lamentar. 200 mil personas perdieron el suministro eléctrico durante el paso de la tormenta.

En República Dominicana y el estado de Florida, en Estados Unidos, las autoridades se preparaban para manejar la situación ante la inminente llegada de la tormenta. En esta última, el gobernador Rick Scott declaró el estado de emergencia. El estado, que no ha sido afectado por un huracán en los últimos 10 años, activó a su Guardia Nacional para cualquier situación que pueda generar el evento climático.

Sin embargo, al debilitarse, Érika cada vez deja de ser una amenaza para el resto de las regiones del Caribe, así como del sur de los Estados Unidos.