lunes, 31 de agosto de 2015

Tres semanas con Windows 10

Publicado en:
514 Ideas Portada
Por:
Temas:
Windows 10

Foto: Microsoft

Por varios meses el ícono estuvo ahí provocándome, invitándome a actualizar (cuando llegara el día) mi computadora. Finalmente y después de esperar unos días atento si algún tipo de apocalipsis tecnológico había ocurrido en el mundo, decidí entrar en el mundo de Windows 10.

Mucha gente tiene todavía dudas si dar el salto. Otros simplemente ni se han enterado y otros no saben qué es Windows 10.

Sin embargo, quería compartir mi experiencia luego de tres semanas con el nuevo sistema operativo de Microsoft, uno con el que la empresa de Bill Gates espera codearse con Apple como las marcas «cool«.

El ave fénix

Hasta ahora puedo resumir mi experiencia como A+, tomando en cuenta el contexto y el equipo que actualicé. Aquí los datos

  • Es una latop Gateway de 2008 (¡ya tiene siete años!)
  • Procesador Intel Core 2 Duo T6400 de 2.0 GHz
  • 4 GB de memoria RAM
  • Disco duro de 300GB

Como se darán cuenta es una computadora vieja, que ya estaba dando sus últimos alientos y que de hecho estaba haciendo cada vez más difícil utilizarla bajo Windows 7.

Un primer paso fundamental

Lo primero que hice es algo que pocas personas piensan, que no tiene nada que ver con las capacidades de Windows 10 y que en realidad es completamente lógico: quitarle el polvo a la computadora.

Tras siete años de trabajo los ventiladores y ductos de la laptop estaban llenos de polvo, lo que estaba convirtiendo la computadora en un BBQ donde se podía cocinar un bistek sin problemas.

La solución fue sencilla: YouTube > «How to clean (introduzca el modelo de su computadora) fan». Es recomendado que lo haga asumiendo las posibles consecuencias y si tiene los mínimos conocimientos de tecnología. En mi caso mi computadora era fácil de desarmar y el ventilador era fácil de limpiar.

Ese primer cambio fue fundamental, la computadora comenzó a trabajar mucho mejor y sin sobrecalentarse.

Backup, backup

Parece obvio pero lo primero que debe hacer es tomarse el tiempo para hacer un respaldo de todos sus archivos. Aproveche esta oportunidad para organizarlos y deshacerse de todas esas improvisadas que van inundando su escritorio.

En mi caso utilicé una mezcla de Dropbox para los documentos de trabajo, OneDrive para los documentos personales y un disco duro externo (1TB por unos $80) para respaldar mis fotografías.

La transición

La actualización fue sencilla, Microsoft realmente hizo un buen trabajo para que los usuarios no se sintieran estresados por el proceso. Luego de varios reinicios y como media hora trabajando ya estaba usando Windows 10.

Como ya tenía respaldo de todo aproveché la oportunidad para comenzar de cero. Primero actualicé mi PC a Windows 10 y después decidí hacer un clean install, para referirse a cuando se borra toda la información, todos los programas y dejar Windows como si estuviera viniendo de la tienda con el computador nuevo.

En Windows 10 este proceso es súmamente sencillo: Settings – Update & Security – Recovery – Reset this PC.

Otra media hora y tendrá una computadora limpia, sin programas que puedan estar molestando, sin archivos escondidos que puedan estar instalando malware y sin drivers instalados que quizá ya no utiliza.

Un punto a tomar en cuenta es que a algunas personas en la opción «Reset this PC» les puede salir con una opción «Volver a las opciones de fábrica» o algo por el estilo. Tengan cuidado porque esto podría desinstalar Windows 10 y volver al sistema operativo que traía su computadora de la tienda (Windows 7 o Windows 8).

Las conclusiones:

Windows 10 es un buen sistema operativo. Mantuvo lo bueno de Windows 7 y le agregó varias cosas interesantes.

  • Lo más sorprendente hasta ahora es el tiempo que toma encender la computadora, que pasó de más de hasta cinco minutos a unos 45 segundos desde que presiono el botón de encendido y logró abrir mi escritorio.
  • Windows 10 incluye Windows Defender, que ahora no sólo funciona como un programa para prevenir malware, sino también como antivirus. De momento decidí no volver a instalar Avast (el antivirus que utilizaba) y estoy midiendo si Defender está a la altura. So far, so good, como dicen.
  • Todos los programas que utilizo para el trabajo del día a día en NM funcionan sin problemas una vez instalados nuevamente: Photoshop, Lightroom, Photo Mechanic, Filezilla, Brackets, etc.
  • El nuevo explorador de Microsoft, llamado Edge, luce prometedor, aunque todavía no nos hace olvidar por completo del fiasco de Internet Explorer. La función más llamativa es la que permite hacer capturas de pantalla sin necesidad de ningún plugin (como es el caso de Chrome).
  • La aplicación de Mail (que existía ya pero que nunca había utilizado) es interesante, aunque en los primeros dos intentos no sincronizaba todas mis cuentas de correo, sólo algunas. Además no cuenta con un «buzón único» para ver los mensajes de todas las cuentas juntos, hay que ir cambiando de cuenta para ver cada uno.

Lo malo:

  • En una segunda computadora donde intenté hacer el mismo proceso, todo salió de la peor manera. La instalación cayó en un loop infitino (sobre el que mucho se ha hablado). La solución fue descargar el programa de instalación de Windows 10 en una llave USB y volver a instalarlo desde ahí.
  • Windows 10 ha sido criticado por ciertas opciones que dejarían el computador en una situación vulnerable en cuanto a privacidad. Sobre este se ha escrito mucho y si bien existen algunas recomendaciones para «protegerse», la realidad es que nunca seremos infalibles en cuanto a mantener nuestra privacidad en el mundo tecnológico. La única solución sería desconectarnos por completo.

¿Ya utilizan Windows 10? ¿Qué tal ha sido su experiencia?

Twitter: @PabloJinko – pablo@noticiasmontreal.com