viernes, 4 de septiembre de 2015

Canadá decide 2015: Trudeau promete que no habrá peaje en el nuevo puente Champlain

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Foto: Twitter / @JustinTrudeau

Foto: Twitter / @JustinTrudeau

El alcalde de Montreal, Denis Coderre (un antiguo miembro de las filas de los liberales federales), no está de acuerdo con el plan de instaurar un peaje en el nuevo puente Champlain. Justin Trudeau, líder del Partido Liberal de Canadá, tampoco. 

Trudeau aseveró esta semana que de llegar al poder eliminaría el plan de los conservadores de cobrar a los conductores que transiten por el nuevo puente Champlain, el cual está previsto comience a funcionar en 2018.

Para Trudeau, “el puente Champlain es una pieza vital de infraestructura, no sólo para los quebequenses, que lo usan a diario, sino para Canadá”, por lo que considera que “las decisiones sobre su futuro no deben tomarse a la ligera”.

Cabe recordar en este punto que este puente es el más transitado de todo Canadá.

Según los planes del gobierno actual, que propuso la construcción y lleva ya a cabo las obras, el peaje es necesario para cubrir parte de los costos, los cuales ascienden a 4,23 millardos de dólares. 

Y la idea es respaldada por la oficina presupuestaria del Parlamento canadiense, la cual elaboró un reporte en el que se indicó que el nuevo puente requiere un peaje de entre 2,60 y 3,90 dólares para poder cubrir sus costos.

El anuncio del peaje ha sido uno de los puntos de ataque a los conservadores desde las trincheras quebequenses, no sólo argumentando el tema del dinero, sino del tráfico que un peaje podría generar en la transitada estructura.

Para los voceros del NPD, liderados por Thomas Mulcair, el cobro de un peaje golpeará a las familias de bajos ingresos, muchas de ellas residenciadas en los suburbios de la Ribera Sur, que deben movilizarse a diario para trabajar en la isla de Montreal.

Coderre, quien se encontraba con Trudeau en una conferencia de prensa en la alcaldía de la ciudad, explicó que “no es un nuevo puente, es un puente que remplaza a otro, y su infraestructura es parte de la economía canadiense”.  

Los liberales anunciaron la semana pasada que entre sus planes está el dedicar un total de 125  millardos de dólares en infraestructura en los próximos 10 años, un monto que casi duplica al compromiso de los conservadores, lo cual, dijo Trudeau, ayudará al crecimiento a largo aliento, pero implicará un déficit durante tres años, para luego equilibrar el presupuesto en el año 2019.