martes, 8 de septiembre de 2015

El papa Francisco simplifica la anulación del matrimonio religioso

Publicado en:
El Mundo Portada
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Hasta ahora, realizar una nulidad matrimonial era un proceso engorroso y hasta costoso. El papa Francisco, en el marco de su reforma del proceso canónico, anunció que de ahora en adelante éste será un trámite rápido y gratuito. 

Como se recordará Jorge Bergoglio puso en marcha una reforma del proceso canónico, la cual está ejecutando a través de la publicación de los decretos papales. El papa asegura que el cambio es necesariopor la presión reformista de un enorme número de fieles“, que se estaba alejando “de las estructuras jurídicas de la iglesia a causa de la distancia física y moral”.

En los decretos papales se establece que la declaración de nulidad sea posible después de “una sola sentencia” en lugar de dos, como era hasta ahora. Ésta debe ser formada por un “juez único bajo la responsabilidad del obispo”, por lo que se prevé sea un trámite más corto. El proceso durará, de esta manera, entre un mes y medio y un año. 

Sobre el costo del trámite, el papa explica que “la gratuidad del procedimiento tiene que ser asegurada, porque la Iglesia, mostrándose ante los fieles madre generosa, en una materia tan estrechamente ligada a la salvación de las almas, manifeste el amor gratuito de Cristo”. 

En 2014, el papa Francisco ya se había referido al proceso de nulidad matrimonial, el cual describió, entonces, como “largo, pesado, caro y, en algunas ocasiones, corrupto”.

Además de la sentencia única y del juez único, la reforma establece que los obispos se impliquen más en los casos, de tal manera de que se encarguen de juzgar los casos que a todas luces son más evidentes y, por lo tanto, deben ser más breves. El papa desea que los obispos formen parte activa de su papado y que se enfrenten con los problemas reales de los cristianos. 

Las reformas planteadas por Jorge Bergoglio, de origen argentino, han estado dando de qué hablar en las últimas semanas. A comienzos de agosto de este año, el papa aseveró que las personas que han establecido una nueva relación y convivencia luego de divorciarse “no son excomulgadas y no deben ser tratadas como tales”.

Entonces el pontífice dijo que “estas personas no están excomulgadas como algunos piensan, ellas forman parte de la Iglesia”. Sus declaraciones despertaron esperanzas entre muchos católicos divorciados de que sea levantado el veto a la comunión.

Asimismo, a comienzos de este mes, el papa indicó que durante la celebración del jubileo de la Misericordia (8 de diciembre al 20 de noviembre de 2016) todos los sacerdotes tendrán la facultad de absolver a las mujeres que hayan cometido “el pecado del aborto”, porque “el perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido” y “muchas de ellas llevan en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa”.

De acuerdo con la doctrina católica, el aborto es un pecado muy grave que comporta la excomunión. Solo se puede absolver por orden de un obispo o del mismo papa.