martes, 8 de septiembre de 2015

Las consecuencias de las protestas estudiantiles en la UQAM generan una guerra de cifras

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
UQAM Montreal

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

La Université du Québec à Montréal (UQAM) se prepara para volver a su rutina para la sesión del otoño, aunque las protestas de la primavera pasada siguen dejando secuelas varios meses después.

En este reinicio de actividades se ha desatado una guerra de cifras entre varios actores principales de la universidad con relación a las consecuencias que dejó las protestas de inicios de año, las cuales acapararon la atención de los medios de todo el mundo.

La semana pasada fue el rector de este centro de estudios, Robert Proulx, quien en una carta que estaba destinada a los trabajadores de la universidad, explicaba que las solicitudes de admisión habían caído 5,3% a nivel global en comparación al mismo periodo de otoño de 2014.

Según Proulx, esto se debía a los “eventos largamente mediatizados de la primavera pasada”, según escribió.

En su explicación también decía que esta baja en la popularidad de la UQAM, junto a las ya anunciadas compresiones de presupuesto, dejarían a la universidad en una posición difícil.

La respuesta

Sin embargo, este martes un organismo salió a “desmentir” al rector. Según el Sindicato de Estudiantes Trabajadores de la UQAM (SÉTUE), el rector Proulx utiliza “medias verdades” para intentar generar miedo y responsabilizar a las protestas de la primavera pasada.

Según la SÉTUE, la clave de este debate está en la diferencia entre “solicitudes de admisión” y las “inscripciones” como tal. La primera es la cantidad de candidatos que manifiestan su intención de estudiar en la UQAM, mientras que la segunda es la cantidad real de personas que se terminan inscribiendo para estudiar.

Según este sindicato, que dice tener la lista de inscritos en la universidad, las cifras son “similares al promedio de las sesiones de otoño pasadas”. Sin embargo, en su comunicado no dan cifras específicas sobre esto.

Para la SÉTUE, el mensaje del rector está errado cuando dice que la caída en las solicitudes de admisión harían perder a la UQAM unos $5 millones durante esta sesión. Según ellos, el dinero que la provincia otorga a la universidad se calcula con base en la cantidad de estudiantes inscritos, no en los que presentan una solicitud.

El rector Proulx dijo que las solicitudes de admisión habían caído 6% para los baccalauréat en promedio en todas las facultades. Para las maestrías se registró una caída de 1,6%. Mientras, para los programas de tercer ciclo sí hubo un aumento de 12% en la cantidad de solicitudes de admisión.