domingo, 13 de septiembre de 2015

Entrevista: El cine brasileño dijo presente en el FFM de Montreal gracias a Roberto Gervitz

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Roberto Gervitz

Foto: Natalia Acosta

Roberto Gervitz, director de cine brasilero y que presentó internacionalmente el pasado 4 de septiembre su más reciente película titulada Prueba De Coraje, en el Festival des Filmes du Monde en Montreal.

El director habló con NM en una entrevista exclusiva en donde expresó detalles de su vida profesional, las opiniones respecto a la ciudad y la situación del cine latinoamericano en la actualidad.

Prueba de Coraje, película brasileña Basada en el libro Maos Cavalo (Manos de Caballo) de Daniel Galera, y producida bajo la dirección de Roberto Gervitz, comenzó su proceso en el año 2010 y cinco años después se mostró al mundo tomando a Montreal como su plataforma.

NM: ¿Qué diferencias existen entre el libro y la película ?

RG: Muchas. Si fueran iguales no valdría la pena realizar una película y es que cuando el lenguaje se transforma te va creando nuevas necesidades, la búsqueda de nuevos caminos y también influye la perspectiva de quien escribe el guión del film, que en este caso fui yo mismo, y que es la pieza clave para resaltar las diferencias entre una obra u otra, aunque la esencia del libro está implícita en la película todo el tiempo.

NM: ¿Cuál es el mensaje de la película?

RG: Con la película más que transmitir yo quiero discutir muchas cosas, como por ejemplo: ¿Qué es el coraje? ¿Qué es la libertad individual?. La historia refleja el deseo de un joven médico de emprender un viaje a una peligrosa montaña para lograr la hazaña de escalarla sin importar los obstáculos que tenga en su vida. El deberá elegir entre estar en su hogar con su esposa embarazada, cuyo embarazo es riesgoso y cuyo hijo no fue planeado, y a lo largo de la película el espectador va descubriendo por qué, pese a esas situaciones de la vida, su gran objetivo es escalar esa montaña. Del embarazo de la mujer sabemos mucho, ¿pero qué sabemos del hombre embarazado? Es eso precisamente lo que discute Prueba de Coraje.

NM: El elenco de la película cuenta con algunos actores que han participado en producciones televisivas brasileñas, algunos ya han tenido experiencias en teatro y otros han debutado en el cine. Pero Marcel Teddy, por ejemplo, nunca había trabajado como actriz y a sus escasos 16 años debuta en el mundo de la actuación  con Prueba de Coraje. ¿Cómo fue trabajar con este grupo de actores?

RG: Todos pasaron un proceso de selección. En el proceso de búsqueda yo quería encontrar actores que se adaptaran completamente a lo que yo quería reflejar con cada personaje. La única actriz en no presentar casting fue Mariana Ximenez, quien ya había leído el guion con anterioridad pues yo estaba seguro que quería su trabajo en la película.

Con Marcel, como con los demás adolescentes que participaron en el film, trabajamos casi cuatro semanas y con los demás miembros del elenco sólo dos. Fue muy agradable filmar con un grupo tan profesional.

NM: Su primer trabajo largometraje se produjo en el año 1979 y las siguientes producciones tienen una diferencia de tiempo de casi 10 años entre una y otra. ¿Por qué? ¿Es intencional esperar tanto?

RG: No es intencional. Mi primer largometraje fue un documental que tuvo mucho éxito en Brasil porque trataba el tema de las primeras huelgas que dieron como resultado la derrocacion del régimen militar y que le dio paso años después a un líder de los obreros (Lula Da Silva) a tomar el poder. Yo trabajé por muchos años como compaginador, editor de sonido y de imágenes y en los años noventa empecé a pensar en una nueva película. Inicié en los años en los que gobernaba el presidente Colon y él acabó con el cine brasileño por esa época. Fueron casi siete años en los que no se podía hacer cine en Brasil, entonces empecé a trabajar en publicidad, en televisión y en otras cosas que me permitieran sostener económicamente a mi hija.

La película que quería realizar en los años noventa la pude hacer finalmente en el año 2003, Juegos Subterráneos, la cual está basada en un cuento de Julio Cortázar y que tuvo una gran acogida en el público brasileño. Y luego de esa película que se produjo diez años atrás, tuve problemas personales, algunos familiares enfermaron y yo tuve que cuidar de ellos. Con Prueba de Coraje empecé a trabajar en el año 2010 y se estrenó en el presente año. Cinco años para sacar el resultado de esta producción que es más o menos el tiempo normal que lleva realizar un largometraje. Es realmente difícil hacer cine en Brasil. Muchas veces siento que somos extranjeros en nuestro propio país.

NM: Su primera producción cinematográfica tuvo un contenido político y social, pero las siguientes producciones adquieren contenidos más existenciales. ¿Por qué no continuar por la misma linea con la que inicio?

RG: Mi documental fue un documental militante. Yo hacía parte de un movimiento político en Brasil, un movimiento de izquierda en pro de la democracia, y hasta el día de hoy me considero un hombre de izquierda. Sin embargo, creo que la política no debe abarcar todas las preocupaciones de una persona. La política es importante pero en cierta manera es una preocupación exterior. Conozco políticos increíbles que cumplen con sus responsabilidades a cabalidad pero que son personas insoportables que no han resuelto muchas cuestiones en su interior. La vida me ha puesto situaciones más urgentes para transmitir. Yo creo que las grandes transformaciones son las que se dan desde el individuo mismo. La sociedad no va a cambiar si los individuos no cambian. Es una cuestión cultural y humana que es tan o más importante que la cuestión política.

NM: ¿Por qué Montreal para estrenar internacionalmente Prueba de Coraje?

RG: El festival de cine de Montreal, un festival de prestigio a nivel mundial, seleccionó mi película. Muy contento recibí la noticia y vine a Montreal por primera vez. Me encanta la ciudad, me gusta mucho su urbanización, los parques, la diversidad cultural.

NM: ¿Qué opiniones merecen las otras películas y trabajos audiovisuales presentados en el festival?

RG: He visto algunos trabajos, no todos por falta de tiempo, pero los filmes que he podido apreciar  me encantaron. Son audiovisuales muy bien hechos, muy diferentes unos de otros, gracias a esa riqueza cultural que caracteriza al festival y la mayoría de películas lograron implementar muy bien las ideas, el mensaje que el director quería expresar. Yo pienso que el hecho de que una película gane un premio no la hace ser la mejor. Lo que la hace ser la mejor película es lograr con éxito todos los objetivos propuestos con una excelencia impecable. Que la idea del director logre ser claramente expresada. La calidad de los actores, por supuesto, que logra transmitir sentimientos tan reales como si fuera la vida misma. Si una película logra eso, esa es la mejor película.

NM: Usted ha trabajo desde muchos campos de la cinematografía, desde sonido e imagen hasta dirección. ¿Es importante que un director sepa manejar cada campo necesario para la producción de una película?

RG: Manejar no es importante pero si conocer. Yo veo que hay muchos directores que no conocen otros campos del cine y que no respetan las opiniones de los técnicos y los demás miembros de la producción. La oportunidad que yo tuve de trabajar en varios campos de la cinematografía me ha permitido entender las razones de los miembros del equipo que muchas veces son diferentes a las del director y me ha permitido forjar un espacio laboral de respeto y buena comunicación. Nos hemos convertido en amigos más que en compañeros de trabajo, he incluso muchas veces hemos repetido el mismo equipo para diferentes filmes.

NM: Prueba de Coraje ahora va a ser presentada en Brasil, en el festival internacional de cine de Brasilia. ¿Qué expectativas tiene en esta exposición?

RG: Uno siempre espera que los trabajos realizados sean queridos en su país y el festival de cine de Brasilia es el festival de cine mas importante de Brasil. Pienso que es una buena vitrina para mostrar mi película al mundo y para aportar grandes cosas al cine brasilero que en esta ocasión solo cuenta con seis películas seleccionadas a nivel nacional.

NM: Nació usted en New York, pero creció en Sao Paulo, Brasil. ¿Cómo ha marcado su vida esta dualidad cultural?

RG: Yo llegué a Brasil con un año de edad, entonces mi influencia norteamericana no ha sido tan fuerte como la brasileña. Estados Unidos no me causaba ninguna curiosidad en mi infancia y en mi adolescencia, sin embargo, tenía una fantasía: Me asustaba mucho que me llamaran a pelear la guerra en Vietnam. Evidentemente nunca iba a suceder pero yo temía que pasara. Con el paso de los años tuve la oportunidad de conocer mi país natal y me encantó. Me gusta mucho New York y me parece que Montreal es muy similar, pues la mezcla de razas y culturas es extraordinaria.

NM: ¿Cree usted que exista un vínculo entre el cine latino y el cine americano?

RG: El cine americano como industria le hace mucho daño al cine brasileño, y no sólo al cine brasileño sino al cine latinoamericano en general, pues el 85% de las películas que se ven en el mundo son americanas y en realidad hay muchas películas que no sirven para nada, que se exponen en festivales internacionales y uno se pregunta ¿para qué trajeron esto? En Brasil no se ve cine de otros países latinos, últimamente se han empezado a mostrar unas cuantas películas argentinas pero en realidad el cine latino no se ve, sin embargo, la delantera en producciones americanas la llevan las series. Últimamente se han producido muchas series, algunas bastante buenas, que se han apoderado del mercado.

Texto de Natalia Acosta