lunes, 14 de septiembre de 2015

Conservadores cumplen promesa de presupuesto equilibrado y adelantan informe en plena campaña electoral

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Billetes dólares canadienses

Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Por primera vez, desde la recesión de 2008, Canadá registró un superávit, poniendo fin a seis años de cierre en déficit y dando cierto respiro a los conservadores, partido gobernante que había hecho la promesa de cerrar el ejercicio fiscal con números positivos.

Se trata del ejercicio fiscal 2014-2015, que terminó el pasado 31 de marzo, cuyos resultados fueron dados a conocer este lunes por Finanzas Canadá. El superávit, informaron  las autoridades en finanzas públicas, fue de 1,9 millardos de dólares. El ejercicio fiscal pasado cerró con un déficit de 5,2 millardos de dólares.

Según el departamento, el superávit fue logrado por ingresos más elevados de los esperados por concepto de impuestos, por menor gasto en programas y menos costo de la deuda de Canadá. 

El departamento también informó en su reporte de este lunes que la proporción de la deuda federal respecto al PIB canadiense cayó a 31% en el ejercicio fiscal (de 32,3% en el año previo).

Además de la sorpresa del superávit, otro elemento sorpresivo fue el haber conocido los resultados en septiembre y no octubre, como generalmente se hace. Lo que no sorprende es que los conservadores optaran por dar permiso al departamento de finanzas para publicar las cifras, en plena campaña electoral de cara a las elecciones del 19 de octubre.

El superávit no es sólo revelado en plena campaña electoral sino -estratégicamente- tres días antes de que los líderes de los partidos participen en el debate económico organizado por The Globe and Mail, el cual está previsto para este jueves a las 8:00 pm. Los resultados darán argumentos a los conservadores, no sólo en términos de cumplimiento de promesas, sino de su gestión en cuanto a la economía del país, el punto más importante para los electores, según esta encuesta. 

Los conservadores habían prometido en la campaña de 2011 que regresarían a un presupuesto equillibrado (tras la crisis financiera y posterior recesión) en 2014-2015, pero posteriormente indicaron que éste se alcanzaría más bien en 2015-2016. 

El tener un presupuesto equilibrado, vale recordar, no es un punto bandera para todos los partidos opositores. Para Thomas Mulcair, líder del NPD, es importante tener los números en azul, pero también incrementar el gasto, mientras que Justin Trudeau, ha aseverado en la campaña que incurriría en déficit para destinar más recursos a la infraestructura en Canadá, prometiendo que volvería al equilibrio presupuestario en 2019. 

Stephen Harper, líder de los conservadores, celebró la noticia, aseverando que “actualmente no es momento para déficit de larzo plazo o impuestos más elevados. Sólo nuestro gobierno conservador tiene un plan para proteger la economía de Canadá, garantizando que nuestros presupuestos sigan equilibrados”.

Las reacciones

Tanto neodemócratas como liberales reaccionaron inmediatamente al reporte de Finanzas Canada, dando cada uno sus argumentos de la importancia de cerrar los ejercicios fiscales en superávit. Lo interesante es el NPD se centró más responder a la propuesta de los liberales, más que a los conservadores. Esto no sorprende si se considera que, en la mayoría de las encuestas hasta ahora, son estas toldas políticas las que tendrían más oportunidades de formar un gobierno minoritario. 

Mulcair, por ejemplo, reconoció que se trata de una noticia, a todas luces, positiva, asegurando que “los números de hoy representan buenas noticias para los canadienses y muestran que el NPD va a comenzar con buen pie para mantener el presupuesto equilibrado. Como buenos y prudentes administradores públicos, en la campaña electoral no se debe sumar decenas de millardos de dólares en deuda a costa de generaciones futuras. El pensar cortoplacista de Justin Trudeau es cuestión del pasado”.

Pero Trudeau, de los liberales, sí respondió directamente a los conservadores de Harper, aseverando que el superávit se logró gracias a grandes recortes que el gobierno hizo en los gastos el año pasado, sólo con el objetivo político de equilibrar los libros. 

El líder liberal indicó que precisamente esos recortes llevaron a Canadá, en parte, a caer en recesión -técnica- al cierre del segundo trimestre de este año, agregando que todo indica que el déficit volverá en el actual ejercicio fiscal. 

“Harper se esforzó en tratar de equilibrar el presupuesto justo a tiempo para las elecciones, recortando gastos en programas necesarios para los canadienses, bien sea nuestros veteranos, nuestros retirados, las Primeras Naciones o en ayuda para traer inmigrantes o refugiados”.

Trudeau enfatizó: “al mismo tiempo, ahora estamos en déficit. Pero el déficit fiscal no es uno de los que más preocupa a los canadienses y ciertamente tampoco preocupa a los economistas. Es la infraestructura la que preocupa a mucha gente. Es por ello que se está ralentizando nuestro crecimiento”.

Aún no hay cifras oficiales que permitan proyectar si el actual ejercicio fiscal (2015-2016) cerrará en déficit. Harper asegura que el cierre será en positivo, argumentando que los primeros tres meses del año fiscal terminaron con un superávit de 5 millardos.

Pero Finanzas Canadá ha advertido que no se debe anticipar con estos primeros números, pues los meses siguientes puede haber fluctuaciones significativas, tanto en el gasto como en los ingresos por impuestos.