sábado, 3 de octubre de 2015

Ocho mil millones de litros de aguas residuales serán vertidas en el río Saint-Laurent

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
El saint Laurent desde Montreal

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Después de dos días de análisis la alcaldía de Montreal mantiene su decisión de botar directamente en el río Saint-Laurent, durante siete días consecutivos, las aguas residuales domésticas. Esto equivale a unos ocho mil millones de litros de aguas residuales. 

Esta semana la polémica comenzó cuando la alcaldía anunció la medida, la cual, según indicaron las autoridades municipales este viernes, sigue siendo «la más aceptable en las circunstancias», considerando que «no tenemos más opción para poder construir un nuevo conducto de nieve en el marco del proyecto Bonaventure«.

Las aguas residuales domésticas serán vertidas en el río Saint-Laurent, entre el 18 y el 25 de este mes. Usualmente éstas terminan en la planta de tratamiento del sudeste, donde también van a parar otras aguas no tratadas como las de la lluvia.  Las aguas servidas irán a parar al río, entre LaSalle y Rivière-des-Prairies. 

El conducto de nieve, que está conectado al colector del sudeste, se encuentra bajo la autopista Bonaventure. Con el derribo de la vía, la alcaldía debe construir un nuevo conducto, un poco más retirado. Si bien el lugar escogido para el nuevo conducto es el indicado, según las autoridades, se deben realizar trabajos adicionales para refinar la localización y corregir ciertas definciencias. Los trabajadores tendrán que hacer parte de las obras justo por donde pasan las aguas servidas. El trabajo no puede realizarse si las aguas residuales siguen pasando por ese conducto, por seguridad de los empleados.

La alcaldía hizo énfasis al precisar que no será la totalidad de las aguas residuales de la ciudad las que serán vertidas en el Saint-Laurent, sino el equivalente a un tercio. 

Como medida preventiva, la alcaldía prohibirá los deportes acuáticos, la pezca, el baño y todo contacto con el agua del río durante este período. La medida, aseguran las autoridades  municipales, no tendrá ningún impacto en el agua potable. La alcaldía asegura, además, que gracias a la fuerte corriente del río, el curso del agua podrá fácilmente diluir las aguas residuales sin causar ningún daño a la fauna acuática y que entre 24 y 48 horas después de la medida, las aguas del río se encontrarán en condiciones normales. 

La oposición oficial en la municipalidad, Projet Montréal, así como activistas en pro del medioambiente, han denunciado la medida. Luc Ferrandez, jefe interino del partido municipal, indicó que se trata de una solución al estilo «Los Simpson».  

«Es una declaración improvisada para cubrir una falta de preparación», aseveró.

Una petición en change.org fue creada para tratar de impedir la medida. Bajo el título «El Saint-Laurent no es una basura», la petición ya cuenta con más de 15.000 firmas, de una meta de 25.000. En la misma, los activistas dan medidas alternativas como activar una planta de tratamiento temporal, bombeo y alcantarillado de las aguas servidas y la construcción de un conducto auxiliar  que permitiera encaminar las aguas servidas.