miércoles, 7 de octubre de 2015

Polémica sobre las aguas residuales en el río Saint-Laurent toma un tono político

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
El saint Laurent desde Montreal

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

La polémica por la medida de verter 8.000 millones de litros de aguas residuales al río Saint-Laurent se extiende y ya pasa del tema ambiental al político. Luego de dimes y diretes entre las partes involucradas, desde Montreal aseverando que la medida va y desde Ottawa diciendo que no, la controversia continúa. Ahora el alcalde Denis Coderre dio a Environment Canada tres días para que realicen un debate sobre la propuesta.  

VER TAMBIÉN: 

El tiempo corre y se agotan los días para ejecutar la medida, considerando que la fecha pautada es a partir del 18 de octubre. 

La reacción del alcalde de poner un tiempo límite llegó luego de que la ministra federal Leona Aglukkaq enviara un comunicado a Montreal exigiendo que suspenda la medida, argumentando que la propuesta es “muy preocupante” y que es necesaria una evaluación exhaustiva de la situación. 

Para Coderre, ese comunicado no tiene “valor jurídico” alguno. No dijo si no cumplirá con la petición del Gobierno Federal, simplemente indicando que realizará otra conferencia de prensa.

El alcalde insistió: “no hay más opciones”, agregando que ahora es Ottawa el que “pone en peligro los sistemas de saneamiento de agua”. 

Coderre aseveró que Environment Canada tiene este proyecto desde septiembre de 1994 y que si el Gobierno Federal reacciona ahora es “porque hay una campaña electoral en curso”. 

El tono político de esta polémica pasó también al gobierno provincial. 

El primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, se negó a cumplir las exigencias de la CAQ, partido que pidió la renuncia del ministro del Ambiente de Quebec, David Heurtel. Couillard aseveró que tiene plena confianza en el miembro de su gabinete.

Un diputado de la CAQ,  François Bonnardel, dijo que la propuesta era como si “millones de montrealeses ‘bajaran’ su inodoro en el río Saint-Laurent y el “ministro (Heurtel) y el gobierno nos dicen que van a restaurar el río para los ciudadanos”. 

Mientras tanto, la petición para detener el vertimiento de las aguas residuales en el Saint-Laurent ya suma más de 80.000 firmas.