martes, 20 de octubre de 2015

Justin Trudeau, el gobierno liberal mayoritario y la economía de Canadá

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Dolar canadiense

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

El dólar canadiense cayó a su cotización más baja en una semana luego de conocerse los resultados de las elecciones federales de este lunes, que permitirán el regreso de los liberales luego de casi una década de gobierno conservador. 

Sin embargo, el llamado loonie se recuperó posteriormente y, de hecho, se fortaleció frente al dólar americano en 0,1%.

Los analistas indicaron que la caída inicial del dólar canadiense obedeció a una «reacción exagerada» del mercado. 

Justin Trudeau habló en reiteradas oportunidades durante la campaña electoral sobre la necesidad de volver a caer en déficit, para invertir en infraestructura y cubrir otros planes, como mejorar las ayudas para los niños y las personas de la tercera edad, así como para las poblaciones indígenas, eso sí, con la promesa de volver al equilibrio presupuestario para el ejercicio 2019.

Según las previsiones dadas a conocer en la campaña, el nuevo primer ministro de Canadá tendrá que gerenciar unos 25 millardos de dólares en déficits durante tres años para lograr estimular la economía, al tiempo que aumenta los impuestos para el 1% de la población, la más adinerada, y los reduce para la clase media. 

El reto no será fácil para Trudeau, quien llega como primer ministro al Parlamento canadiense tras un primer semestre de recesión técnica en el país y proyecciones de que el precio del petróleo podría continuar cayendo en lo sucesivo. Al fin de cuentas, es el petróleo el principal producto de exportación del país y es por ello que los conservadores debieron bajar su tasa de interés interbancaria en dos oportunidades durante este año, mientras el dólar canadiense ha llegado a niveles bajos récords en más de una década.

Este miércoles el Banco de Canadá dará a conocer sus proyecciones trimestrales y se prevé que mantenga en 0,50% la tasa de interés de referencia. Otras proyecciones indican que el dólar canadiense seguirá cayendo respecto al estadounidense, para luego recuperar algo de terreno, a finales de 2016.

De acuerdo con el RBC la política fiscal expansiva prometida por Trudeau podría dar cierto soporte al loonie, al bajar las posibilidades de nuevas bajas en la tasa de interés de referencia.

Suben proyecciones

Según economistas de los principales bancos canadienses, las políticas económicas del recién elegido gobierno mayoritario podrían hacer que Canadá experimente un crecimiento mayor en los próximos años. 

De hecho, Huffington Post reporta que economistas en el TD Bank prevén que el año entrante el PIB tendrá un impulso de 0,1% adicional y de 0,3% adicional en 2017, en parte como consecuencia de un mayor gasto al caer en déficit. 

En el caso del BMO, las previsiones tempranas indican que en 2016 habrá un crecimiento adicional de 0,5% gracias a la medida anunciada por Trudeau, lo que se traduciría en un avance de la economía canadiense de 2,5% el año entrante. 

Los mismos especialistas advierten, sin embargo, que el aumento del gasto podría traducirse también en un incremento de las tasas de interés, lo que pondrá en una posición vulnerable a quienes deben pagar elevadas deudas, por ejemplo, hipotecas. Se debe recordar en este punto que la deuda de los hogares canadienses no ha parado de crecer en los últimos años (impulsada por las bajas tasas de interés) e incluso ha logrado récords históricos. 

En materia impositiva el nuevo primer ministro prometió durante su campaña electoral aumentar la tasa  para las personas que tienen ingresos superiores a 200.000 dólares anuales, mientras reduce la tasa para quienes devengan entre 49.000 y 84.000 dólares por año. Esto se traduce en que quienes más ganan retendrán menos en su bolsillo, mientras los que ganan menos podrán guardar algo más.

Lo que de alguna manera celebran los analistas es el hecho de que el gobierno sea mayoritario, lo cual da más estabilidad en cuanto a la gobernabilidad en los años venideros y hace las políticas en materia fiscal un poco más predecibles, esto sin dejar de mencionar que da certidumbre sobre las próximas elecciones federales, que se celebrarían en cuatro años.