martes, 27 de octubre de 2015

Crimson Peak

Publicado en:
Portada Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

Crimson-Peak

(2015) Dir. Guillermo del Toro  

La perspectiva cinematográfica del director mexicano Guillermo del Toro se puede definir en dos aspectos. Primero, por sus inmensos, profundos y apasionados conocimientos sobre cine, y segundo, por usar ese conocimiento para crear universos cinematográficos únicos. Crimson Peak, es sin duda, un claro ejemplo de cómo funciona la mente del laureado director.

Guillermo encuentra dicha y entusiasmo en compartir sus conocimientos sobre cine y ha encontrado en el Toronto International Film Festival (TIFF) una plataforma idónea para compartir sus conocimientos, lo que se traduce en una mirada a la mente y personalidad del director. Del Toro conoció Toronto por temas de rodaje, ha filmado varios de sus filmes en esta ciudad, y en el camino ha adoptado a la capital de Ontario como un segundo hogar (Del Toro tiene residencia en Los Angeles) y a TIFF como un aliado y cómplice para comunicar sus ideas.

VER TAMBIÉN: 

Desde hace varios años Del Toro realiza junto a TIFF una serie llamada Master Class (Clases Maestras) en las que el director escoge tres filmes para hablar sobre un género o autor de su interés. Las sesiones incluyen una introducción sobre el filme y el tema, la película y luego se abre el teatro a una larga sesión de preguntas y respuestas entre la audiencia y el director. Yo he tenido la suerte de asistir a algunas de estas sesiones, una dedicada a Alfred Hitchcock, de quien Guillermo es intenso admirador y estudioso, y una más reciente, sobre películas inspiradas en el movimiento gótico Inglés del siglo XIX que en sus propias palabras ha sido la inspiración para Crimson Peak.

Del Toro, quien es oriundo de Guadalajara. México, donde estudió cine y donde empezó su carrera con una pequeña compañía de maquillaje especial para cine y TV. Ha declarado en repetidas ocasiones en varias entrevistas y en sus presentaciones en vivo, que siempre ha sido apasionado del cine de monstruos, el que no es necesariamente cine de horror, y ha mencionado que Frankenstein, el libro y la película, es su historia favorita.

Esta inclinación por lo sobrenatural ha sido el principal motor del director desde el comienzo de su carrera, y al verlo hablar del tema no queda duda que Del Toro no es más que un adulto que ha crecido para hacer realidad sus sueños de niño, los que para otros serían solo pesadillas. El resultado de su pasión ha sido abrumador y ha producido piezas de arte como El Laberinto del Fauno (2006) y al mismo tiempo blockbusters como Hellboy (2004). A pesar de que al revisar la filmografía del director, quién es también productor, escritor y novelista, pareciera que Del Toro varía en temática, al observar la colección de sus filmes más de cerca nos damos cuenta que todos comparten los mismos elementos, son cuentos de hadas desde la perspectiva de los monstruos y no de los héroes, lo más sorprendente de este aspecto es que Del Toro revela que los monstruos han sido mal entendidos y que al conocerlos nos damos cuenta de que ellos también son multidimensionales y son los héroes de sus propias historias.

Crimson-Peak-2Crimson Peak encuentra a su heroína en la joven protagonista Edith Cushing, representada por la actriz Mia Wasikowska, quien tiende a ser escogida para estos roles que requieren de una apariencia pálida y algo tenebrosa como es el caso de Alice in Wonderland (2010), Stoker (2013) y Jane Eyre (2011). La escogencia de la heroína se hace evidente al escuchar hablar a Del Toro sobre su admiración por las escritoras góticas como las hermanas Emily y Charlotte Brontë y la autora de Frankenstein, Mary Shelley, quienes el director considera no solo de las artistas más influyentes de todos los tiempos, sino que además cataloga de prefeministas, al haber logrado revelarse frente a un sistema que subestimaba a la mujer, especialmente es su inteligencia e independencia, logrando así convertirse en exitosas autoras que usaron a los monstruos e historias de amor como alegorías de la situación en general de las mujeres de sus tiempos y al mismo tiempo como una rebelión que tiene hasta tintes eróticos.

En la película, Edith es básicamente un resumen de todas estas mujeres, una independiente chica que quiere publicar una novela sobre fantasmas, que es apoyada por su rico padre burgués, pero en lugar de escoger el frío entorno de las costas británicas a principios del siglo XIX, Del Toro mueve la acción a una exuberante ciudad de Buffalo en el estado de Nueva York y ubica la acción al final del milenio cuando la tecnología que comenzara con la revolución industrial ha llegado a altos niveles de sofisticación especialmente en Buffalo, que fue durante todo ese siglo la cuna de la revolución cultural que heredarían más adelante las cercanas Chicago y New York City.

Crimson-Peak-5Este elemento es otro guiño de Del Toro a sus propias pasiones, ya que el director ha declarado varias veces su fascinación por cómo funcionan las cosas, ya sea la bomba en El Espinazo del Diablo (2001) o los superrobots de Pacific Rim (2013), Guillermo siempre procura incluir mecanismos complejos como parte elemental de sus películas. Este aspecto técnico le sirve a Del Toro para introducir a los villanos de Crimson Peak: los hermanos Lucille y Thomas Sharpe, unos aristócratas ingleses que buscan financiamiento para construir una máquina que les permita explotar los yacimientos de arcilla roja en los que la mansión familiar fue edificada y que los sacaría de la pobreza en la que actualmente viven. Los hermanos son representados por Jessica Chastain, quien parece estar en todas partes desde el año pasado, y por el carismático y popular actor inglés Tom Hiddleston, que cada día se perfila más y más como el galán británico del momento y quien se hiciera famoso a nivel mundial por hacer el papel de Loki en la primera entrega de Thor (2011) y en las subsiguientes películas del Universo Marvel.

Crimson-Peak-4

Cuando ambos mundos se encuentran, el padre de Edith inmediatamente sospecha de los hermanos, quienes lucen bastante tenebrosos, y especialmente de Thomas quien ha decidido enamorar a la heredera a como dé lugar, arrebatándola de los brazos de un pretendiente local, un bien parecido médico, pero el alerta principal sobre los peligros que representan los Sharpe, viene de la madre de Edith, quien está muerta y se aparece en su fantasmagórico ser a Edith alertándola sobre los peligros que la esperan en Crimson Peak, el nombre de la mansión de los Sharpe. Nuevamente la marcada huella de Del Toro se hace presente, y he acá el elemento sobrenatural y monstruoso de la película. El padre de Edith es asesinado dando paso al segundo acto del filme cuando Edith y Thomas, ya casados, se mudan a la mansión en ruinas de los Sharpe de la que Lucille es dueña y señora.

En este punto la película se transforma en un clásico de horror gótico con casi todos los elementos en línea, la gran casa con grandiosas escaleras, la mujer antagónica, zonas prohibidas, llaves que abren oscuros secretos y por supuesto, fantasmas. El desarrollo de la máquina que Thomas ha querido construir y pudo financiar con el dinero de Edith, ocupa la mayor de la atención del recién casado, dejando a Edith en manos de la aterradora Lucille. Mientras la salud física y mental de Edith comienza a colapsar por el acoso de los fantasmas, reales y metafóricos, del pasado de los Sharpe, ella se convence más y más de que debe ser ella la que descubra los secretos de la casona. Una vez descubiertos los horrores albergados en la mansión, la película pasa a su tercer y sorprendente acto. A este punto la película parece transformarse en un melodrama clásico de los años cuarenta y hasta parece una copia de una de las obras maestras de Alfred Hitchcock, Rebecca (1940), de la que Del Toro es gran admirador y ha incluido dos veces en sus Master Class en TIFF, pero en lugar de ir por ese camino, el director nos ofrece un final mucho más rico y entretenido que responde más al subgénero de horror estadounidense denominado Scream Queens, que al estilo gótico. Violencia, peleas, cuchillos, nieve, aparición sorpresiva de héroes, transformación de villanos en héroes, promesas de amor, muerte y hasta una secuencia que incluye la maquinaria desarrollada por Thomas y que recuerda al final de The Terminator (1984)  son una delicia en la parte final del filme.

Crimson-Peak-3

En conjunto, Crimsom Peak es una aventura divertida y extravagante que luce hermosa en la gran pantalla y si el espectador es fanático del cine podrá disfrutar aún más del filme encontrando las decenas de guiños y referencias que Del Toro trae a la película. Crimson Peak resulta también un ejemplo de cómo un manojo de elementos reverenciados por el director resultan en sus manos herramientas tan versátiles que nos permiten revisar desde la guerra civil española, el mundo de los Comic Books, el género gótico o el mundo de los súper robots japoneses pero que siempre vuelven a la juguetona, humilde y fascinante cabeza de Guillermo del Toro.