miércoles, 28 de octubre de 2015

Coalición de trabajadores migrantes pide a Trudeau poner fin a los límites de los permisos de trabajo

Publicado en:
Inmigración Portada
Por:
Temas:
Foto: Facebook / Iwc / Cti

Foto: Facebook / Iwc / Cti

Los trabajadores migrantes se unieron para pedir al nuevo gobierno liberal de Canadá “poner fin a la práctica discriminatoria” de limitar a quienes llegan a este país bajo el programa de trabajadores temporales extranjeros a un sólo empleador y para que facilite la transición hacia la residencia permanente de estas personas.  

La Coalición por los derechos de los trabajadores migrantes de Canadá reúne a distintas organizaciones que representan a los trabajadores temporales extranjeros,  las cuales tienen como objetivo buscar vías para mejorar las condiciones de trabajo para todos los que llegan a territorio canadiense a través de este programa.

Este miércoles dicha coalición lanzó “MoVe”, una campaña por la movilidad, la voz y la igualdad de todos los trabajadores migrantes, que pretende captar la atención del primer ministro Justin Trudeau para que éste “mantenga sus promesas electorales” y efectivamente aplique políticas que permitan “reparar los daños realizados por el gobierno de Harper, dirigiéndose a un sistema de inmigración sobre la base de la permanencia y la reunificación familiar, y garantizado un trabajo decente para todos”.

En esta coalición participan:

  • Cooper Institute (PEI)
  • Migrant Workers Alliance for Change
  • Migrante Canadá
  • Radical Action with Migrants in Agriculture (Okanagan Valley)
  • Temporary Foreign Workers Association in Quebec
  • Temporary Foreign Workers Coalition in Alberta
  • Vancouver Committee for Domestic Workers and Caregiver Rights (Vancouver)

Las peticiones puntuales de “MoVe”

  • Modificaciones de las reglas que  permitan a los trabajadores temporales extranjeros cambiar de medios laborales con el fin de mejorar sus condiciones de trabajo y de vida
  • Transición de permisos de trabajo cerrados a abiertos 
  • Retirar los límites sobre los permisos de trabajo y las restricciones sobre los EIMT, incluyendo el tiempo límite de cuatro años, que impiden la posibilidad de que los trabajadores inmigrantes permanezcan en el país.
  • Un estatus de residencia permanente para los empleados temporales extranjeros desde que llegan a Canadá.

El trato y las condiciones laborales de los trabajadores que vienen a Canadá bajo este programa fue también uno de los elementos destacados por Enoïn Humanez, periodista y bloguero en NM,  cuando se le preguntó qué espera del gobierno de Trudeau hijo. Humanez aseveró que es necesario “un trato más digno para los trabajadores estacionarios del sector agrícola y de otros sectores de la economía (…) Esos trabajos nadie los quiere hacer ya en Canadá porque son mal pagos y peligrosos”.

A través de un comunicado de prensa, la coalición que está pidiendo todas estas reivindicaciones, recordó que muchos trabajadores inmigrantes tienen jornadas largas de trabajo, con ingresos muy bajos. Además, destacan el hecho de que quienes vienen bajo estos programas están obligados a permanecer con el empleador con que hicieron el contrato, lo que dificulta la posibilidad de cambiar de compañia. “Esto permite a los malos empleadores reducir los salarios y desmejorar las condiciones de trabajo”, aseveran. 

Advierten que para poner fin con estas prácticas, el nuevo gobierno liberal podría desvincular los premisos de trabajo a los empleadores, de tal manera de garantizar una “movilidad” que permita a los trabajadores dejar las compañías que no respetan sus derechos y sus condiciones laborales.

En una segunda etapa, recomiendan, el sistema migratorio canadiense debe ser reorientado para asegurar a estas personas una condición permanente de residencia, que protega sus voces y garantice la igualdad para todos.

Fay Faraday, abogada especialista en materia de derechos de los trabajadores, aseveró a través del comunicado: “a lo largo de la última década hubo cambios profundos en el programa de trabajadores temporales extranjeros, que los dejó, de forma previsible, vulnerables a la explotación por parte de sus empleados y reclutadores“.

Agregó la abogada que “los permisos de trabajo cerrados, el retiro obligatorio después de cuatro años y la falta de vías que les permitan obtener la residencia permanente, los lleva a una realidad precaria. Hay ahora una oportunidad para un nuevo comienzo, para reconstruir el sistema sobre principios de seguridad, trabajo decente y permanencia”.