jueves, 5 de noviembre de 2015

¿Por qué es importante que Canadá haya retomado el formato largo y obligatorio del censo?

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Navdeep Bains Ministro Industria Canada

Foto vía Global News

El partido Liberal se puso a trabajar rápidamente. Tal como se había adelantado, el nuevo gobierno canadiense restauró el formato “largo” del censo, el cual se aplicará a partir del año 2016.

El anuncio fue hecho en el Parlamento este jueves por el reciente electo ministro de Industria, Navdeep Bains, junto con el ministro de la Familia, Jean-Yves Duclos.

Hace unos días se había reportado la intención de los liberales de restablecer el formato tradicional del censo, el cual es bastante específico y es de carácter obligatorio. En 2011 el antiguo gobierno conservador decidió cambiar este sistema, y lo remplazó por una encuesta que fue opcional y que eliminaba una gran cantidad de información que normalmente era requerida.

“Sabemos que el antiguo gobierno estaba basado en la ideología”, señaló Bains. “Nosotros queremos un gobierno abierto, con información precisa y confiable”, dijo a los reporteros reunidos en Ottawa.

¿Por qué es importante el formato largo del censo?

  • El cambio que los conservadores realizaron en 2011 generó una gran discusión y fuertes polémicas. Para muchos académicos de las estadísticas, este nuevo formato dejó a Canadá en una posición de desventaja, con información parcial que no permitía hacer modelos fiables para el futuro.
  • En su momento, el gobierno de Stephen Harper señaló que el formato voluntario y no obligatorio permitiría reducir los gastos. Sin embargo, este jueves el ministro Bains señaló que en realidad el cambio generó más de $20 millones extra en el presupuesto.
  • Por el contrario, los liberales prometieron hoy que retomar el antiguo formato del censo no generará gastos adicionales. “Todo estará dentro del presupuesto, ni tampoco habrá retrasos”, dijo Bains.
  • El punto más importante es la participación. En 2006, cuando se realizó el último censo obligatorio y de largo formato, la tasa de respuesta fue de 93,5%. Cinco años después, con el cambio de los conservadores, la participación cayó a 68,6%. Esto generó un daño importante, según varios expertos, a las proyecciones demográficas y socioeconómicas de Canadá.

El problema de la “obligación”

Los ministro que anunciaron la noticia este jueves tuvieron que enfrentar duras preguntas, especialmente sobre el tema de la obligatoriedad del censo.

“La ley es la ley”, señaló el ministro Bains. Ahí hacía referencia a la Ley de Estadísticas, la cual sigue en vigencia y que prevé que las personas que de nieguen a completar el formulario del censo están legalmente cometiendo un crimen.

Esto se puede traducir en penas de $500 de multa, hasta tres meses en prisión para quienes se nieguen a contestar el cuestionario o den información falsa. Se excluye, por supuesto, las personas que tengan una razón válida para no completar el formulario.

Los liberales hoy intentaron esquivar este delicado tema y sólo optaron por decir que trabajarán, junto con la Oficina de Estadísticas de Canadá, para “motivar” a los canadienses a participar.